Ahora parece que Indiana es el último soporte para Ted Cruz. Si él no puede ganar y ganar a lo grande, como lo hizo en Wisconsin, la candidatura irá a Trump.

El otro estado importante es California el 7 de junio. Sin embargo, la votación de California por correo comienza en dos semanas, por lo que si Trump llegara a ganar Indiana, su impulso probablemente impactaría a los votantes de California a una votación temprana antes de junio.

Luego, podría asegurar matemáticamente la mayoría de los delegados y ser el candidato, de entrar en la convención.

Si Cruz lograra una sorpresa en Indiana, podría influir en una cantidad suficiente de votantes en California, lo que podría traer una convención abierta. Trump tiene un fuerte camino hacia la nominación pero no está garantizado todavía. Mientras que Clinton ha asegurado casi matemáticamente las urnas y será la candidata.

Si la elección de otoño es una contienda entre Hillary Clinton y Donald Trump, el mapa electoral está a favor de Hillary Clinton. Su tema principal será la participación democrática, que si enfrenta a Trump debería ser alto. Cualquier candidato republicano tradicionalmente tendría problemas en superar una alta participación demócrata.

El voto independiente ha ido en aumento en los Estados Unidos durante los últimos ciclos y debe ser en general más favorable a Clinton que a Trump. El Sr. Trump, sin embargo, se ha aprovechado de una importante sensación de ansiedad en el país (por más de diez años, el americano promedio ha dicho que el país va por el camino equivocado.

Esto ha sido con tanto un gobierno republicano como un gobierno demócrata). Si bien su camino a través del mapa del colegio electoral es más difícil, el Sr. Trump ha desafiado las predicciones hasta la fecha, por lo que los demócratas serían tontos de tomarlo a la ligera.

Esta será una carrera sobre la participación democrática contra un nuevo número de votantes que van con Trump.

Actualmente el país está experimentando un alto grado de partidismo negativo; es decir, los republicanos se definen a sí mismos en oposición a los demócratas y los demócratas se definen a sí mismos en oposición a los republicanos, por lo que independientemente de los nominados, esta elección va a ser muy negativa. Si Trump y Clinton son los nominados, esta negatividad sólo aumentará