Una mujer que fue abusada sexualmente en la India y que está embarazada de uno de sus agresores tendrá que ser sometida a una prueba de purificación, esto para ser aceptada dentro de su sociedad.

La mujer de apenas 23 años tenía una vida normal hasta que un grupo de cinco hombres la secuestraron y la violaron durante más de cinco meses.

El nacimiento del bebé marcará al resto de la familia, ya que debido a esto sus dos hermanos no se podrían casar. Por esa razón, se someterá al ritual (chokha thavani viddhi).

Dicho ritual es llevado acabo por un sacerdote tántrico con ayuda de magia negra. En él, se cuestiona a la persona y para verificar que no mienta se coloca un paquete con semillas, del cual tiene que adivinar si la cantidad es par o impar.

Si la persona contesta mal, el sacerdote puede acusarla de mentirosa. Este proceso se repite pero usando como herramienta una piedra de 10 kilogramos sobre la cabeza.

En ocasiones las purificaciones duran duran varios meses, pero después de que la persona es purificada nadie pueden criticar a ningún miembro de su familia, ni a ella misma. Pero si no aprueba es apartada de su gente, informó el canal británico “BBC”.