La Dirección de Contrataciones Públicas emitió una resolución en la que atribuye indicios de presunta corrupción al contrato y la ejecución de las remodelaciones al hospital traumatológico Darío Contreras, obra que generó un escándalos a principios de 2015.

El documento firmado por la directora del organismo, Yocasta Guzmán, exige las sanciones correspondientes al personal responsable en la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) y envía el caso a la Procuraduría General de la República y la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA), para que inicien una investigación que lleve a la potencial judicialización.

Además de otras “irregularidades”, la entidad identifica una violación a la Ley 340-06, sobre Compras y Contrataciones, por haber modificado el monto de la obra más allá del 25% que permite la norma con respecto al valor inicial.

Empezó mal

Según Contrataciones Públicas, las violaciones a las normas comenzaron al momento de asignar la obra al Consorcio Proyecciones Luxor y continuaron con los trabajos de readecuación del principal centro traumatológico del país.

La reconstrucción, que en principio sería de 10 mil metros cuadrados, se inició oficialmente, junto al Ministerio de Salud Pública el 2 de julio de 2013. Sin embargo, según afirmó a Metro el actual director de la OISOE, Francisco Pagán, “luego de hacer varias investigaciones y estudios de las estructuras, encontraron que la resistencia de las distintas áreas, así como techo y tuberías, no servían, por lo que en vez de remodelar había que derrumbar los edificios y volver a construir”.

Pagán destacó que “después de una evaluación a la condición del hospital se decidió aumentar a 22 mil metros cuadrados”, lo que por un correo siguiente aumentaría el costo inicial de la obra.

Sin embargo, la Dirección General Contrataciones Públicas, mediante la Resolución 91-2015, determinó que la OISOE, que en ese momento estaba bajo de la dirección de Manuel Pimentel Kareh, “en cuanto a la enmienda realizada al contrato, no cumplió con las disposiciones relativas a no aumentar el monto del contrato de obra en más de un 25% respecto al contrato original”.

En la resolución, Guzmán también resalta que “la enmienda número 01, de fecha 17 de febrero de 2015, realizada al contrato no cumplió con el debido proceso administrativo que deben seguir todos los entes y órganos que conforman la administración, ya que arbitrariamente aumentó el monto del contrato original en un 91.72%, excediéndose en un 66.75% del límite establecido, además de que no fueron justificadas las circunstancias de imprevisibilidad que presuntamente dieron lugar a la modificación”.

Reseñó que “la OISOE convocó en el año 2013 a empresas nacionales a participar y a presentar propuestas en el Procedimiento de Urgencia No. OISOE-UR-008-2013 para la remodelación, adecuación de espacios y equipamiento del hospital, donde resultó adjudicatario el Consorcio Proyecciones Luxor”.

OISOE justifica

El monto de la obra inicialmente era de 886.5 millones, sin embargo, el costo total ascendió a 1,7 millones de pesos.

A todo este planteamiento, el director actual de la OISOE afirmó que “eso no es sobrevaluación, eso es simplemente un volumen diferente”.

“Esto no lo hice yo, yo llegué ahorita aquí”, expresó Pagán. No obstante, indicó que luego de hacer un balance del proyecto, se han percatado de que está cumpliendo con sus propósitos. “Para mí, el hospital está cumpliendo sus funciones y eso es lo que hay que ver positivamente”, adujo el sustituto de Pimentel Kareh.

Múltiples irregularidades

Pero las alegadas irregularidades en la restauración de este centro de salud no se limitan al contrato de la obra, sino que además, diferentes sectores se han referido a errores en la construcción, entre los que destacan la inexistencia de baños en los consultorios, así como la poca seguridad sísmica que presuntamente presentan las infraestructuras.

Al respecto, el director de OISOE insistió en que “no hay que ver la parte negativa de las cosas”. Este funcionario, al que Compras y Contrataciones le instruye a corregir los procedimientos que favorecieron estas irregularidades y aplicar las sanciones correspondientes, confirmó a Metro que recibió copia de la resolución, pero alegó que no ha podido examinarla en todos sus detalles. Tampoco le atribuyó gran trascendencia: “No esté buscando cinco patas al gato cuando sabe que solo tiene cuatro”, siguió diciendo.

Otro de los errores citados es la proximidad de la cocina y la morgue.

Metro también consultó al actual director del hospital, el doctor José Gabriel Aponte, quien se limitó a decir al respecto que “cuando se remodela una casa siempre habrá requerimientos que hay que ir modificando sobre la marcha, eso pasó en el hospital, no eran tantas irregularidades, sino algunas carencias”. La visión del galeno es más optimista que la del jefe de Servicios de Ortopedia y Traumatología Pediátrica, Máximo Periche Eusebio, quien en abril enumeró los detalles que a su juicio eran incongruentes con los requerimientos de un centro médico de ese tipo.

Aponte aseguró que “ya eso está resuelto”, porque “se colocó una pared que divide la morgue del área de cocina”. Sin embargo, el lente fotográfico pudo captar que, a pesar de que se construyó una pared, la conexión entre ambos lugares no fue sellada totalmente. El muro de concreto solo llega hasta la mitad, dejando un espacio que permite la comunicación física entre ambos lugares.

Más conclusiones

Otras de las observaciones que ha hecho la Dirección de Compras y Contrataciones Públicas es que la OISOE “otorgó un plazo de apenas 14 días hábiles, para que los interesados prepararan sus propuestas, limitando por consiguiente la participación y concurrencia, contrario a lo que busca promover los principios de participación y de razonabilidad establecidos en los numerales 8 y 9, respectivamente, del artículo 3 de la Ley 340-06 y sus modificaciones”.

Además, “en el marco del procedimiento de urgencia, la entidad convocó a un procedimiento bajo la modalidad de llave en mano que no se encuentra previsto en la normativa que rige el Sistema Nacional de Compras y Contrataciones Públicas, por lo que no estaba habilitado para realizarlo”.

Procedimiento de obra

Consultada sobre la resolución, Yokasta Guzmán dijo que “todo proyecto de obra, o en este caso de remodelación de una obra, debe contar con los estudios previos que permitan recabar la información en lo relativo a la obras a intervenir y en el presupuesto a utilizar. Esta información es vital para poder realizar la planificación del proyecto”.

Destacó que lo anterior requiere de un sistema de planificación e inversión pública robusto y al igual que el sistema nacional de compras públicas, el de planificación se encuentra en construcción y desarrollo. “De ahí las debilidades y las inconsistencias que suceden sobre todo en obras”.

Explicó que “Contrataciones Públicas recomendó aplicar las sanciones administrativas que establece la Ley 340-06 y sus modificaciones, la Ley No. 41-08 de Función Pública y la Resolución 6/2006 que establece la forma de aplicar dichas sanciones establecidas en la referida Ley de Compras y Contrataciones”

Procedió además a notificar la resolución a los órganos rectores con competencia, tales como la Procuraduría General de la República, la Cámara de Cuentas, Contraloría General de la República y la Dirección General de Ética e Integridad Gubernamental para determinar si existe otro tipo de sanción.

Este nuevo reporte de indicios de corrupción en la OISOE añade una cuenta al rosario que ya iniciaron las acusaciones contra el actual senador Félix Bautista y que incluye una serie de casos que no llegan ninguno a procesos de fondo en la Justicia dominicana. Pero con esta resolución, el capítulo queda abierto y ahora pasa al Ministerio Público.