El fotógrafo Rubén Espinosa fue hallado sin vida en un departamento de la colonia Narvarte, en el Distrito Federal, el pasado viernes. 

El fotoperiodista era colaborador del semanario "Proceso", que reportó su desaparición desde el viernes y este sábado publicó la noticia de su muerte.

En el lugar también se encontraban otras cuatro personas fallecidas, eran 4 mujeres. Según el comunicado de   la  Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal,  se hallaron los cuerpos de dos personas del sexo femenino en una recámara, en otra el de un hombre y en otra más el una mujer, mientras que la mujer identificada como empleada doméstica en el cuarto de baño.

El resultado de las primeras indagatorias permitió establecer que tres de las mujeres residían donde se verificó el hallazgo.

El periodista había huido de Veracruz tras verse acosado

El cadáver del fotógrafo Rubñen Espinosa, que colaboraba para el semaraio "Proceso" y otros medios, fue identificado en la morgue por un familiar el sábado por la tarde. El fotoperiodista presentaba dos heridas de bala, informó la revista.

Espinosa se había autoexiliado recientemente del estado de Veracruz, en la costa del golfo de México, donde se sentía amenazado, de acuerdo con "Proceso".

Su familia perdió el contacto con él el viernes, y para el sábado el grupo nombrado "Artículo 19", que defiende la libertad de expresión, había pedido a las autoridades mexicanas que activaran los protocolos para localizar a un periodista desaparecido.

Además "Artículo 19" describió el sábado la muerte de Espinosa como un nuevo nivel de violencia contra los periodistas en México, ya que fue el primero en morir exiliado en la capital. Muchos reporteros amenazados en sus estados natales se refugian en la Ciudad de México, donde las autoridades establecieron una agencia que les brinda asistencia. El asesinato se produjo "sin que las autoridades encargadas de proteger a los periodistas levantaran un dedo para ayudar a Espinosa", informó el grupo activista en un artículo.

La organización dijo haber dado la voz de alarma el 15 de junio sobre el riesgo que corría el fotógrafo, después de que la víctima denunciara que personas desconocidas le seguían, le habían fotografiado y lo acosaban delante de su casa en Xalapa, la capital de Veracruz.