El Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel) no ha intervenido ni intervendrá en la concesión de licencia de operación a la empresa de servicio de transporte Uber en la República Dominicana, informó la institución en un comunicado.

El presidente de Indotel, Gedeón Santos, explicó, tras reunirse con directivos de la Confederación Dominicana de Taxistas Turísticos (Codotatur) que los textos legales que regulan las telecomunicaciones no contemplan ni facultan al órgano regulador a otorgar ni negar ese tipo de permiso en el país.

El gremio, que ha protagonizado protestas contra esa compañía, había reclamado al Indotel que interviniese para impedir que la empresa opere en el país porque, según alegaron, su actividad afecta a miles de chóferes del transporte de taxi.

El presidente de Codotatur, Santiago Zamora, preguntó por qué Indotel no asume la regulación de Uber en el territorio nacional, ya que al plantear el problema al presidente de la República, Danilo Medina, el mandatario les remitió al Ministerio de Industria y Comercio y a Indotel.

Sin embargo, la Ley General de Telecomunicaciones número 153-98 no faculta a Indotel a regular este tipo de servicio ni los contenidos de los medios de comunicación, y no existe ninguna cláusula que le permita intervenir en el tipo de servicio de Uber, compañía global de taxis que utiliza una aplicación de Internet y que opera en distintos países y ciudades del mundo.

En este sentido, Santos pidió a los chóferes que se documenten y busquen asesoría legal sobre las operaciones de Uber en el país, y les indicó que si encuentran que en la ley o en los reglamentos del Indotel existe "algún recoveco" legal que permita la intervención de esta institución, se lo comuniquen, porque no tendrá ningún reparo en su aplicación.

El presidente de Indotel dijo que favorece que la operación de negocios globales como Uber tengan algún tipo de control legal, pero "aquí, en la República Dominicana, ninguna institución tiene una legislación para regular ese tipo de comercio", por lo que sería conveniente crear un marco legal que regule la operación de los negocios de la globalización.

"Nosotros tenemos que buscar la forma, vía el Congreso, de que se creen diferentes leyes y que diferentes organismos descentralizados del Estado empiecen a realizar el esquema legal que normalice esa globalización, porque si no, vamos a perder mercado, vamos perder empleos y la producción", precisó el funcionario.

Citó específicamente el tema de los empleos del sector del transporte, pero consideró que después vendrá el problema de los productores agrícolas y de otros segmentos productivos.