El director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indrhi), Olgo Fernández, consideró necesario este miércoles que todos los actores vinculados al sector agua administren prudentemente el líquido, por si se presentara un nuevo período de sequía en el país.

No se sabe si se van a presentar grandes vaguadas o tormentas tropicales en lo que resta de año, ya que los meses de septiembre, octubre y noviembre son los que deben dejar precipitaciones en el país, expuso el funcionario.

"Hay que administrar bien el agua que se dispone en los actuales momentos, porque hay que estar preparado para los tiempos de sequías que producen los meses de diciembre, enero, febrero y marzo", dijo durante el seminario "Articulando los actores claves para la preservación y gestión de la calidad del recurso agua".

El acto, organizado por el Ministerio de Administración Pública (MAP), contó con la participación de los directores de instituciones componentes de ese sector, así como con la asistencia del director del Programa de las Antillas Mayores para la Conservación de la Naturaleza, Francisco Núñez Henríquez, desarrollado en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM).

"Tenemos que administrar lo que tenemos y eso es responsabilidad de todos los actores del sector agua", afirmó Fernández.

La mayoría de las presas que existen en el país, están en condiciones de recibir grandes volúmenes de agua, las cuales tienen, en estos momentos, aproximadamente entre un 50 y un 60 por ciento de sus capacidades de almacenamientos, informó.

La presa de Tavera, por ejemplo, con una anchura y una longitud de alrededor de siete a ocho kilómetros, tiene unos 15 metros disponibles en su vaso, estando su cota en 3,27, aunque puede almacenar entre 300 y 350 millones de metros cúbicos adicionales a los que posee.

Mientras, la presa de Valdesia está en la cota 3,14 ó 3,15 para administrar entre cuatro millones de habitantes, alimentar los sistemas de regadíos de San Cristóbal y la provincia Peravia.

Ese embalse no está en condiciones de operar de manera permanente suministrando 14 metros cúbicos para riego y ocho para agua potable, pero hay que tomar en consideración que la prioridad es "el agua para consumo humano", dijo el funcionario.