El Ministerio de Industria y Comercio certificó que en sus archivos mineros no hay evidencias de que se haya dictado una resolución otorgando concesión alguna para la explotación de rocas calizas denominada "Hatillo" a las sociedades Michel Philipe Lulo Collado, ABCO o Cemento Santo Domingo.

La certificación número 253/15, entregada el viernes 27 de noviembre al Ministerio de Energía y Minas y dirigida a la directora legal de esa cartera, María Susana Gautreau De Windt, está suscrita por Israel González Ortiz, consultor jurídico de Industria y Comercio, informó hoy la institución en un comunicado.

En la víspera, Gautreu De Windt había solicitado al Ministerio de Industria y Comercio que confirmara si esa dependencia estatal había emitido una resolución de explotación para rocas calizas, en la ubicación señalada, con una extensión de 6,197.50 hectáreas mineras, a favor de las sociedades indicadas.

"Yo, licenciado Israel González Ortiz, en mi calidad de Consultor Jurídico del Ministerio de Industria y Comercio, certifico que en los archivos mineros correspondientes a esta Consultoría, no tenemos evidencia de que el Ministerio de Industria y Comercio haya dictado una resolución otorgando alguna concesión para la explotación de rocas calizas denominada 'Hatillo' en los municipios de Estebanía y Las Charchas, provincia Azua", dice el documento.

La pasada semana, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, a través de su titular Bautista Rojas Gómez, había desmentido que Cemento Santo Domingo tuviese concesión para explotación de rocas calizas, en respuesta a la ex secretaria de Industria y Comercio, Sonia Guzmán, quien dijo que había tramitado una licencia cuando ocupó el cargo.

"Desmiento a Sonia; Sonia le pidió al ex presidente Hipólito Mejía que le concediera la concesión de explotación minera a la compañía Cemento Santo Domingo e Hipólito no se la concedió. Luego se la solicitaron al presidente Leonel Fernández y no se la concedió; esta es la tercera vez que solicitan y ahora no se la han concedido, o sea, no se la van a conceder porque está dentro de un área protegida y eso viola la ley", dijo Rojas Gómez.

El 25 de septiembre de este año, Medio Ambiente emitió una certificación para Energía y Minas en la que señala que, de los 59.80 km² del área de la solicitud de concesión de explotación denominada Hatillo, "aproximadamente el 92.78 % se encuentran dentro de los límites de las áreas protegidas y sus zonas de amortiguamiento".

Ese área incluye el Parque Nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó, establecido mediante Decreto 571-09, y zona de amortiguamiento, así como la Reserva Forestal Hatillo, establecida mediante la Ley Sectorial de Áreas Protegidas.

El Ministerio de Energía y Minas ha señalado que la cementera, propiedad de la familia Abinader Corona, no está impedida de seguir operando con su modelo de negocio de adquirir Clinker (principal componente del cemento) para fabricar el producto, pero que no es posible otorgar una concesión para extraerlo del parque Francisco Alberto Caamaño Deñó so pena de violar las leyes de Medio Ambiente y Sectorial de Áreas Protegidas.

"Hay tres salidas: Que el Congreso Nacional modifique la Ley Sectorial de Áreas Protegidas, excluyendo del parque los terrenos en los que la cementera ha solicitado la concesión de explotación de rocas calizas, que esta empresa ubique otro lugar donde sea posible extra la materia prima sin violar la ley, o que siga adquiriendo el clinker a proveedores locales o internacionales", apuntó el ministro Antonio Isa Conde.

El Ministerio de Energía y Minas reiteró que su desaprobación a la solicitud de concesión minera para explotación de rocas calizas en terrenos del área protegida, obedeció a una solicitud formalmente hecha y publicada en un periódico de circulación nacional por la misma empresa cementera de los Abinader.

La institución entregó a los medios de comunicación copia de la certificación de Industria y Comercio y el mapa oficial que indica que está dentro del parque Francisco Alberto Caamaño Deñó el 92.7 % de la porción de terrenos que la cementera ha aspirado a explotar.