Un informe del Servicio de Ingeniería Química Forense del Cuerpo de Investigaciones Fiscales reveló que las manos del fiscal Alberto Nisman no tenían rastros de pólvora.

El documento, conseguido por la cadena de televisión "CNN", reseña que el fiscal sí tenía rastros de sangre en las manos, hecho que puede alterar el resultado de esta prueba.

Dicho medio detalló que la sangre sí altera las pruebas químicas, por lo que el informe no es concluyente.

La investigación del caso ha estado plagada de incongruencias y dudad que no se resuelven a nueve meses de la muerte del abogado.

Nisman falleció cuatro días después de que presentara una denuncia contra la presidenta de Argentina, Cristina Fernández.

En la galería de fotos les mostramos algunas de las contradicciones del caso.