El Ministerio de Obras Públicas (MOPC) comenzó ayer los trabajos de reparación y mantenimiento del puente flotante sobre el río Ozama, que comunica la Zona Colonial con el sector Villa Duarte, en el municipio Santo Domingo Este, y sin necesidad de interrumpir el tránsito en horas del día.

En una visita al puente, el ingeniero jefe de gabinete del MOPC Ramón Antonio Pepín informó que la institución sustituirá toda la parte estructural, tanto exterior como interna, que presenta un alto grado de corrosión.

Personal técnico a cargo de la empresa Centro Diesel (Cendi) se involucró desde las primeras horas de la mañana del lunes en el inicio de las labores de reparación.

Pepín explicó que los trabajos de mayor envergadura se harán en horas de la noche, para no interrumpir el tránsito vehicular durante el día, y también debido a las altas temperaturas que generan las dos barcazas que componen el puente, de forma que los técnicos trabajen en un mejor ambiente.

Según explicó el funcionario, el puente flotante tiene una estructura interior de acero que es la que sirve de soporte de las paredes y del fondo de las barcazas; está conformado por 24 tanques, 12 en cada barcaza, y de estas se trabajará con ventiladores para contribuir a bajar la temperatura.

Apuntó que “la población debe tener la seguridad de que este puente será reparado en un tiempo relativamente corto, para que los usuarios sigan usando esta importante vía que conecta a Santo Domingo Este con el Distrito Nacional”.

“Ahora mismo el puente no está en peligro de colapso”, aseguró el director de Construcción y Reparación de Puentes y Pasos a Desnivel del MOPC, Franklin Monción, y explicó que la reparación en la estructura consiste en aplicar soldadura en el casco o paredes exteriores, “principalmente en la línea de flotación, donde el agua se mantiene subiendo y bajando”.