El candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump prometió este viernes en un mitin en Miami que si resulta elegido revertiría la apertura de Estados Unidos hacia Cuba, a menos que se produzcan “libertades religiosas y políticas” en la isla.

Durante un discurso ofrecido en el auditorio James L. Knight Center, en el centro de la ciudad, el magnate aseguró que se alinearían “con la gente cubana en su pelea contra la opresión comunista”.

“Todas esas concesiones que Barack Obama ha dado al régimen de Castro fueron hechas a través de órdenes ejecutivas, lo que significa que el siguiente presidente puede revertirlas, y eso es lo que voy a hacer a menos que el régimen de los Castro escuche nuestras demandas”, afirmó Trump.

Las palabras del aspirante a la Casa Blanca representan un vuelco al apoyo que se ha dado a lo largo de la campaña electoral al restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países, que se inició con el anuncio simultáneo en diciembre de 2014 por parte de Obama y Castro de realizar un acercamiento tras más de 50 años de silencio.

Pedirá revisar el “desastre” de Obama
Durante su discurso en Miami, Trump aseguró que en su primer día de Gobierno va a ordenar “una revisión de todas las regulaciones hechas en los últimos diez años” y que pedirá al Congreso propuestas de leyes que rechacen las normas de Obama “que han sido un desastre”.

El magnate, que horas antes mantuvo un “gran encuentro” con miembros de la comunidad de haitianos en la ciudad, se dirigió a los afroamericanos y les preguntó: “¿Qué tienen que perder? Voy a arreglarlo, no puede ir peor”.

En Miami, Trump condensó sus propuestas en materia económica con promesas de más trabajo para la población, incluidos los hispanos. “Mi agenda económica se puede resumir en tres palabras, y creo que les van a gustar estas palabras: Trabajo, trabajo, trabajo”, afirmó.