Fuentes del servicio de medicina forense de Egipto destacaron ayer que los restos humanos de las víctimas del avión de Egyptair siniestrado el pasado jueves son muy pequeños y subrayaron que no se puede confirmar si se produjo una explosión en la cabina del aparato.

En declaraciones a Efe, las fuentes, que prefirieron mantener el anonimato, insistieron en la necesidad de esperar a los resultados de los análisis forenses de los restos humanos de los pasajeros de la aeronave. Asimismo, explicaron que los fragmentos fueron trasladados ayer al servicio forense, y que se les tomarán muestras de ADN para compararlos con familiares de las víctimas.

El jefe del Departamento de Medicina Forense de Egipto, Hisham Abdelhamid, negó, por su parte, las informaciones filtradas por su departamento a varios medios que apuntaban que el reducido tamaño de los restos encontrados podría ser un indicativo de que se había producido una explosión en la cabina del Airbus A320, que hacía el trayecto París-El Cairo.