La Comisión Permanente de Salud de la Cámara de Diputados investiga la presencia de una supuesta bacteria que contaminó las aguas de la cisterna del hospital José María Cabral y Báez, en Santiago, originada por los recientes aguaceros.

En ese sentido, los miembros de dicha comisión, encabezada por su presidente, el diputado Mario Hidalgo, se trasladaron a dicho hospital y fueron recibidos por Ernesto Rodríguez, director del centro hospitalario; y por Francisco Pagán, titular de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe), así como representantes de la empresa responsable del reforzamiento, remozamiento y equipamiento de la obra.

Al ser cuestionado por Hidalgo sobre la reciente inundación del hospital, Pagan dijo que la situación fue un evento extraordinario de precipitaciones que produjeron 110 milímetros de lluvias en apenas dos horas, "fenómeno histórico que de acuerdo a la hidrología se produce cada 50 años, aproximadamente".

Señaló que la causa del desbordamiento fue el "arrastre de desechos sólidos hacia los imbornales y de ahí dio paso a las principales tuberías colectoras de las aguas pluviales que se trasladan en las proximidades del hospital, y transcurridos unos 10 minutos, los conductos se entapujaron, como consecuencia directa de la falta de recolección de la basura, actividad que no depende ni del hospital, ni de la naturaleza que provocó la lluvia".

En el hospital, explicó, existen aguas que hay que eliminarlas por medio de un sistema de drenaje pluvial que está conectado con el drenaje de la avenida 27 de febrero, que es el colector principal, entonces, cuando se producen las torrenciales lluvias, el desagüe del hospital se encuentra tapado, provocando esto la inundación".

Sobre las medidas tomadas posteriormente al desbordamiento, señaló que, inmediatamente se procedió a hacer una limpieza y desinfección de la cisterna, lo cual no representa ningún peligro para los usuarios del centro de salud.

Con respecto a cómo va el ritmo de remodelación de la obra, Pagan respondió que lo que hace el proceso de reparación más complicado, es que el hospital continua en funcionamiento, aparte de que la edificación data de los años 70, lo que hace todo un reto su remodelación para adecuarla a la tecnología de los nuevos tiempos, sin perjudicar su estructura anterior.