Una madre de Washington tenía a sus tres hijos en muy precarias condiciones de vida. Lo peor, es que les inyectaba heroína para dormirlos.