El ministro de Energía y Minas, Antonio Isa Conde, aclaró hoy que la empresa Cemento Santo Domingo -propiedad de la familia Abinader- no ha sido despojada de permiso alguno.

Especificó que la industria cementera solicitó una concesión minera de "explotación" al Ministerio, que le fue negada porque el 92.78 por ciento de los terrenos donde están sus operaciones se encuentran dentro de un área protegida por la ley y un decreto.

"Si Cemento Santo Domingo presentó al ministerio una solicitud de concesión minera de explotación es, sencillamente, porque no la tenía. No se le ha quitado nada. Se le negó una petición que colide con la Ley Sectorial de Áreas Protegidas y con el decreto 571-09, pero nada se le ha quitado", explicó Isa Conde.

De acuerdo con una certificación del Ministerio de Medio Ambiente, recibida el 25 de septiembre de este año por Energía y Minas, los terrenos correspondientes a la solicitud de "explotación" están dentro de los límites de las áreas protegidas y zonas de amortiguamiento del Parque Nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó.

"Reitero que si el ministerio hubiese dado esa concesión minera para explotación, violaría la ley con todas las consecuencias civiles y penales que esto conlleva", puntualizó Isa Conde.

La familia Abinader denunció ayer que tras 16 años de existencia el ministerio desaprobó el 13 de noviembre la concesión minera Hatillo de la empresa cementos Santo Domingo de la que son inversores juntos a la española cementos La Unión, en una decisión, dicen, motivada por el hecho de que Luis Abinader sea candidato presidencial.

El presidente de la empresa, José Rafael Abinader, aseguró en conferencia de prensa que se trata de un "lamentable" hecho, y que el ministerio de Energía y Minas de esta manera "atenta" contra la empresa y hace uso de "abuso de poder".

"Es evidente que este cierre está motivado por el hecho de que un miembro de nuestra familia es candidato presidencial por el cambio", dijo Abinader, en referencia a la candidatura de Luis Abinader por el PRM.

Luis Abinader, por su parte, afirmó que la desaprobación por parte del ministerio de Energía y Minas, de la concesión minera Hatillo de la empresa cementos Santo Domingo, es un "atentado" y "una acción desesperada de Danilo Medina y su gobierno intentando inútilmente detener el cambio que quiere la gente".