El Ministro de Energía y Minas se declaró ayer “enemigo de la minería a cielo abierto” en esta pequeña isla e hizo votos porque en República Dominicana “jamás vuelva a ese modelo de explotación en que se fundamentó la industria extractiva en el pasado y que dejó tantos daños ambientales”.

Antonio Isa Conde sostuvo que, afortunadamente, los tiempos han cambiado y la industria extractiva ha logrado incorporar tecnologías que mitigan el impacto ambiental mientras se aprovechan las riquezas del subsuelo.

El funcionario subrayó que coincide con los ambientalistas que cuestionan la minería depredadora, aunque abogó por no caer en radicalismos. “Los ambientalistas son mis amigos”, señaló Isa Conde a través de los servicios de prensa del ministerio.

El ministro se expresó en esos términos al rememorar el error que constituyó la explotación minera a cielo abierto por parte de la Rosario Dominicana, sobre todo cuando la administró el Estado.

Señaló que cuando el Gobierno otorgó la concesión para la explotación de los sulfuros en Pueblo Viejo, Cotuí, lo hizo buscando aprovechar la riqueza mineral y, a su vez, aplicar remediación ambiental.

Dijo que el pasivo ambiental de la zona que corresponde al Estado se está corrigiendo de manera paulatina –aunque no a la velocidad que desearía– en el entorno donde se ubican las operaciones de la empresa Barrick Pueblo Viejo.