Miembros de Estado Islámico han revelado una nueva forma de terminar brutalmente con las vidas de sus enemigos en Afganistán.

Un video con duración de dos minutos y medio muestra en sus imágenes cómo militantes de ISIS entierran varios explosivos en el que minutos después colocan a un grupo de prisioneros para detonarlos.

En las imágenes se ve a militantes yihadistas vestidos de negro que llegan en caballo para guiar a sus víctima hacía su ejecución en lo que parece ser un campo abierto.

Las imágenes muestran a 10 presos, todos con los ojos vendados y arrodillados. Los prisioneros lucían de edades avanzadas.

Después de que las víctimas son llevadas a la zona minada, se ve cómo los obligan arrodillarse en la parte superior de los explosivos enterrados. Antes de que estos estallen se ve corriendo a miembros del ISIS para resguardarse.

Según el periódico británico "Daily Mail", el video apareció en cuentas de redes sociales yihadistas el 9 de agosto. Se cree que los 10 hombres son de tribu Shinwari, acusados de proporcionar ayuda a los talibanes en la provincia afgana de Nangarhar.