El grupo radical del Estado Islámico supuestamente ha llegado a un acuerdo con el régimen sirio para retirar sus fuerzas de la ciudad de Palmira. Los documentos filtrados por desertores de Isis, que fueron publicados por Sky News el pasado 2 de mayo, muestran arreglos que se han hecho para que los combatientes yihadistas evacuen algunas zonas del patrimonio de la humanidad. “Retirar todas las ametralladoras pesadas de artillería y antiaéreos desde dentro y alrededor de Palmira a la provincia de Raqqa,” se leía en uno de los documentos, según los informes.

La supuesta connivencia también ha incluido un acuerdo para el canje de petróleo por fertilizantes. Afzal Ashraf, consultor socio y experto en diplomacia internacional en el think tank Royal United Services Institute, Reino Unido, da su visión a Metro:

“Soy escéptico acerca de la publicación de Sky News. Estos desertores ex-Daesh tienen una agenda. Es sobre todo anti-Assad y anti-rusa. Algunos de ellos tienen una que es proislamista que no es muy diferente a la de al-Qaeda. Otros en este conflicto tienen una agenda anti-occidental y están sacando propaganda en consecuencia.

“Hay casi tantas versiones en competencia por la verdad como  partes implicadas en el conflicto. Cuando miremos hacia atrás a esto en los próximos años, es probable que concluyamos  que ésta ha sido una guerra con el mayor uso de propaganda, en donde todas las partes han manipulado la miseria humana con fines políticos. Lo único cierto es que personas inocentes están muriendo mientras estos juegos geopolíticos se están jugando.

“Incluso si los documentos son auténticos, no proporcionan evidencia precisa de colusión. El documento Palmira habla acerca de tener la inteligencia de una campaña de bombardeo en una fecha determinada. Eso significa que Daesh tiene fuentes dentro del ejército sirio, no necesariamente que el gobierno local le está dando pistas. Si al-Qaeda puede manipular con éxito agentes de inteligencia de la CIA, Daesh sin duda puede robarle información al gobierno de Siria. Las acusaciones de colusión parecen basarse únicamente en la opinión de los combatientes sin rostro, que no es  en sí una fuente confiable.

“Puedo entender la emoción de Sky sobre esta aparente filtración exclusiva. Pero sabemos por muchos otros conflictos que los gobiernos de todos los orígenes alimentan a los periodistas con selectivos bocados tentadores de inteligencia para que tomen una línea que sea útil para su agenda política. Hay muchos de los llamados hechos por ahí que sugieren que los países occidentales y árabes se han puesto de acuerdo con Daesh, así como algunas personas que dicen que están siendo patrocinados por Irán. La verdad es que es difícil de encontrar a menos que seamos objetivos con la evidencia.

“Creo que va a ser posible determinar si estos documentos son auténticos mediante el uso de la escritura y otros conocimientos. Pero incluso si son auténticos, no cuentan toda la imagen y pueden ser selectivamente ‘filtrados’ para ayudar a sacar una conclusión específica. La verdad es la primera víctima de la guerra, es una frase para tener en cuenta”.