Miembros del Estado Islámico obligan a mujeres yazidi embarazadas que venden como esclavas a practicarse abortos.

Luego de secuestrar a cientos de mujeres de la provincia Sinjar, ubicada al noreste de Irak, los extremistas las venden como esclavas sexuales.

Con el objetivo de conocer cuáles de las mujeres capturadas eran vírgenes, ginecólogos revisaron a las mujeres. Todas las que estaban embarazadas fueron obligadas abortar a sus bebés.

Bushra, una joven de 21 años, que escapó del encierro de militantes islámicos fue quien confirmó los hechos a la cadena de televisión “CNN”.

"Una de mis amigas que estaba embarazada se la llevaron a otra habitación y le hicieron el aborto. La dejaron con tanto dolor que no podía hablar ni caminar”, declaró.

Junto a otras dos jóvenes Bushra señaló que los militantes las obligaban a casarse con ellos, para luego violarlas y compartirlas.

Muchas de estas mujeres buscan quitarse la vida pero los extremistas no permiten que su muerte sea tan fácil.