La Junta Central Electoral (JCE) rechazó la candidatura de Francina Hungría por no residir y votar en la zona donde aspiraba al cargo público.

La ingeniera Hungría aspiraba a vicealcaldesa por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en el Distrito Nacional, como compañera de boleta de Roberto Salcedo.

Además de Hungría, la JCE rechazó las candidaturas de Nicole Fernández, la hija del expresidente peledeísta Leonel Fernández, y Tonty Rutinel Domínguez, exsenador del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

Roberto Rosario Márquez, presidente del organismo, ofreció ayer la información.

De acuerdo con Rosario Márquez, Nicole Fernández fue inscrita como la compañera del candidato a alcalde por el Distrito Nacional, Karim Abu Naba’a, del Partido Demócrata Institucional (PDI).

El rechazo de su candidatura se debió a la confirmación de falsedad en la inscripción.

En cuanto a Tonty Rutinel, aspiraba a la Alcaldía de Santo Domingo Este, demarcación donde su partido no tiene acuerdo político con el PLD.

El PLD anunció ayer que recurrirá por ante el Tribunal Superior Electoral (TSE) la decisión sobre Hungría. El coordinador de campaña del PLD en el Distrito Nacional, Francisco Fernández, alegó que la exclusión de la candidata viola el artículo 58 de la Constitución, que habla de los derechos de las personas con discapacidad.

En rueda de prensa, sostuvo que la JCE tomó sudecisión con base en interpretación errónea y limitada del concepto legal de domicilio, pues ella dirige una fundación que tiene sede en el Distrito Nacional.

La ingeniera Francina Hungría adquirió notoriedad pública luego de ser baleada por atracadores quienes, en busca de robarle el vehículo, le quitaron el sentido de la vista debido a la gravedad de la herida que le propinaron.

En conversaciones con Metro Hungría explicó que decidió incursionar en la política para impactar personas, como asegura que lo ha estado haciendo desde la profesión que escogió.

Aseguró que una posición pública es el escenario perfecto para seguir aportando a favor de un tema que asume con responsabilidad desde 2012.

Al presentarla como compañera de fórmula, Roberto Salcedo aseguró que el principal objetivo era hacer una ciudad inclusiva. Hungría indicó que la mayoría de las ciudades latinoamericanas no son inclusivas y que hacer del Distrito Nacional una sociedad amigable para todos trata de un plan de acción integral de educación, inversión, concientización y empoderamiento.

Hungría estaba convencida de que con su incursión en la política la situación de las personas con discapacidad mejoraría significativamente.

Al conversar con Metro, Francina no especificó si militaba en el PLD u otra fuerza política, sin embargo, expresó que no se siente ajena a ninguna realidad que impacte a cualquier ciudadano.

“Desde donde he estado, incluso en mi colegio (como ingeniera), aportaba mi granito de arena para cambiar las cosas; cuando una situación me cambio la vida, usé mis conocimientos como ingeniera para tratar de lograr cambios que facilitaran la accesibilidad, que la población pusiera los ojos en un tema que es real y existe y lograr que se conozcan las habilidades de personas con nuestra condición y todo lo que somos capaces de hacer. En medio de todo esto, me siento una ciudadana que es parte de todo, no me siento externa a nada”, indicó.

Cuando aún desconocía el rechazo de su candidatura, Hungría dijo que era un compromiso grande tanta aceptación. “Por supuesto, la democracia se trata de diversidad, y sé que habrá personas que no estarán de acuerdo conmigo, o que quizás no confían en que lo logre”.