De los 22 ministros que actualmente hay en República Dominicana, José Ramón Peralta es uno de los más cercanos al presidente Danilo Medina; quizá se podría calificar como su hombre de confianza, tomando en cuenta su presencia en todas las actividades del oficialismo y su capacidad para hablar a la prensa cuando el mandatario calla.

Además de fiscalizar todas las operaciones contables de los organismos que funcionan en el Palacio Nacional, a lo largo de sus casi cuatro años como ministro Administrativo de la Presidencia, Peralta se ha tomado en serio la vocería de la reelección de Medina con un discurso propagandístico cada vez más notable en sus declaraciones. 

“Hoy quedó demostrado que el Palacio de los Deportes ya no es un espacio lo suficientemente grande para los actos del PLD (…) Hoy Danilo Medina sintió el apoyo y la alegría de un pueblo que quiere que se continúe haciendo las cosas bien”, es una de sus publicaciones más recientes en su cuenta de Twitter.

Para José Carlos Nazario, estratega en comunicación política y asuntos públicos, este activismo convierte a Peralta en un “político atípico que funciona desde una lógica diferenciada”, a la que se está acostumbrado en un cargo de este envergadura.

“Contrario a la tradicional función del ministro de la Presidencia en otros gobiernos, el rol de armador político y constructor de las relaciones de poder en el gobierno le tocó a José Ramón Peralta”, enfatiza.  

Aunque no los menciona, su observación puede encajar con los roles que jugaron Sergio Grullón y el hoy presidente Medina desde el cargo de secretario de Estado de la Presidencia, en gobiernos de Hipólito Mejía y Leonel Fernández, respectivamente.

A Peralta, “su modo afable, cercano, interesado en los demás, presto a la sencillez lo convierte en una de las principales columnas públicas del oficialismo, con gran potencial a futuro”, afirma Nazario, quien califica al actual ministro administrativo de la Presidencia como “una de las personas más poderosas” de este Gobierno.

El debate sobre la introducción de la reelección en la Constitución, el tema por excelencia desde finales de 2014 (mediados de la gestión de Medina), fue el que más pasión levantó en este vegano que en 2012 saltó del sector agropecuario a la política, cuando todavía el Presidente guardaba, según sus palabras, “un silencio reflexivo” sobre tan espinoso tema. “Con él (Danilo), el partido de Gobierno gana; es el único que pasa en primera vuelta, y eso también es bueno para el partido”, declaró Peralta a la prensa el 28 de enero del año pasado.

El Presidente decía a los periodistas que “en su momento” hablaría de un segundo mandato mientras Peralta hacía hincapié en que había “tiempo de sobra” para introducir la reelección en la Carta Magna (a más de un año de las elecciones), en aquel momento, bajo el argumento de que “más del 80% de la población dominicana quiere la reelección de Medina”.

Al preguntársele, en una entrevista que le hicieran periodistas en el Palacio Nacional, qué opina el Presidente de la reelección, Peralta respondió: “Él se ríe cuando ve eso, pero es una satisfacción, porque cuando un pueblo dice eso, está valorando tu trabajo, y eso es reconfortante”.

El empresario político

José Ramón Peralta nació en la provincia La Vega el 10 de octubre de 1959. Su trayectoria está muy ligada al sector bancario y al Agroempresarial. Inicia su recorrido en el sector agropecuario en 1985 junto a su familia, con la empresa procesadora de ajos y condimentos Constanza Agroindustrial.

Este licenciado en Administración de Empresas posee, según su declaración jurada de bienes de 2012, un inmueble valorado en 27 millones de pesos en la exclusiva zona residencial de Los Cacicazgos. Tiene capital invertido y acciones como dueño o socio en 15 empresas, entre ellas Agrotécnica Central; Fumigadora Central, Peralta Fernández, Inversiones Siracusa, Germinadora Ocoa y Gelvert Business.

Aunque su salario, según la declaración, era de RD$75 milpor su cargo en el Gobierno, recibía también “otros ingresos” de 240 mil pesos mensualmente por concepto de la referida empresa Agrotécnica Central.

En sus cuentas bancarias, tenía distribuidos en el Banco Popular Dominicano, Banco BHD y Banco López de Haro cerca de un millón 237 mil 500. En estos bancos también declaraba tener siete certificados a largo plazo por dos millones 318 mil pesos.

También figuraba como miembro del Consejo de Directores del Banco de Reservas y del Banco López de Haro. También pertenece a la Directiva Nacional de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) y a la Cámara Americana de Comercio (Amcham-DR) y fue presidente de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD) en el período 2008-2009.