Un joven británico de 22 años soñaba con tener los dientes blancos como las estrellas de Hollywood, sin embargo no esperaba que un kit de blanqueamiento dental le provocaría un agujero en la garganta.

Jake Barrett, de Rushton, Northamptonshire, compró unas tiras dentales de aproximadamente 100 dólares. Después de 48 horas de aplicarse el tratamiento, un saco de peróxido comenzó a formarse en su boca.

No fue hasta después de seis días que Barrett acudió a un hospital, donde los médicos que lo atendieron descubrieron el daño bajo su lengua.

Esto hizo que tuviera que realizarse una operación de emergencia de tres horas, con el objetivo de vaciar el saco, mediante una incisión debajo del mentón, que le dejó un enorme agujero.

El joven declaró: "El doctor me dijo que el saco que se había formado era del tamaño de una uva tan delicado que en cualquier momento podría haber escapado el peróxido en mi garganta".

Los médicos le aseguraron a Barrett que el químico en su cuerpo podría haber ocasionado su muerte, informó el periódico britanico "Metro".