Ashley Miller era zoofílica desde hace mucho tiempo. Pero solo hasta estos días se descubrió que mantenía relaciones sexuales con un perro. Y todo se reveló gracias a los selfies que se tomó en la casa de la abuela, en pleno acto con el animal.

Pero eso no es todo: cuando la verdad salió a la luz, ella reveló que tuvo encuentros íntimos con el can, aproximadamente unas 40 veces, en los últimos cinco años. También tuvo otro perro, un pitbull- Rottweiler, con el que hacía sexo oral.

Por esta razón, Miller, oriunda de Bradenton, Florida, tiene dos cargos en su contra por actividad sexual con animales, luego de que se descubrieron las imágenes en su teléfono. Ella insistió que nunca "forzó" al animal, reportó el tabloide británico "Daily Mirror".

Tendrá juicio el próximo mes.

En la galería: casos virales de crueldad animal. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen "ampliar galería" y luego "mostrar texto".