La Policía  apresó en San Cristóbal a un joven, que junto a otros dos simuló haber sido secuestrado, para lograr que su familia le entregara 25,000 pesos para saldar deuda de 20,000.

El joven fue identificado como Cristofer Sánchez Cabral, de 20 años, residente en el ensanche Espaillat, quien simuló haber sido secuestrado por desconocidos en San Cristóbal.

Mientras que sus presuntos cómplices, quienes también fueron detenidos, son Luis Ramón Maríñez Álvarez, de 25; y Jhoan Carlos Marte Encarnación, de 22, residentes ambos en San Cristóbal.

Un informe preliminar del caso explica que Cristal Sánchez Cabral, de 20 años, hermana de Cristofer, recibió una llamada telefónica de un desconocido que le ordenó buscar 25,000 pesos para dejar en libertad a su hermano que supuestamente estaba secuestrado en San Cristóbal.

La joven avisó a la Policía junto a Miguel Encarnación Suero, de 29 años, propietario del automóvil en el que viajaba Cristofer.

La Dirección de Investigaciones de San Cristóbal montó un operativo y detuvo a Sánchez Cabral y a sus dos acompañantes en el sector El Cerro, donde supuestamente debía ser llevado el dinero.

Sánchez Cabral admitió que no había sido secuestrado y que necesitaba el dinero para recuperar el automóvil de Encarnación Suero el cual había empeñado por 20,000 pesos.