El gobierno mexicano se acercó este jueves más a uno de sus máximos objetivos: extraditar a más tardar en febrero a Estados Unidos al poderoso capo Joaquín “El Chapo” Guzmán, después de que un juez rechazó las apelaciones de su defensa.

El Juzgado Décimo Tercero de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México notificó a la fiscalía que los recursos jurídicos interpuestos por la defensa del líder del cártel de Sinaloa para evitar la extradición fueron rechazados, indicó esa institución en un comunicado.

“El órgano jurisdiccional resolvió negar la protección” de la extradición al poderoso capo, destacó la fiscalía federal.

Después de que la cancillería mexicana avalara en mayo la solicitud de extradición hecha por el gobierno de Estados Unidos, los abogados de Guzmán interpusieron dos recursos de amparo y el 26 de septiembre, un juez inició un período de análisis.

Su defensa ha dicho que tiene instrucciones del capo de pelear “hasta lo último” para evitar ser enjuiciado en territorio estadounidense, incluso pedir a la Suprema Corte de Justicia su intervención.
Andrés Granados, uno de los abogados de “El Chapo”, dijo este jueves a la AFP que tendrán 10 días hábiles a partir del próximo martes para pedir que un tribunal colegiado revise la determinación del juez de distrito y al mismo tiempo recurrirá al máximo tribunal.

“Perdidos no estamos”, dijo Granados, subrayando que Guzmán podría llevar su caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El Chapo afronta numerosos cargos en Estados Unidos. Una corte de California lo acusa de tráfico de cocaína, mientras que otra de Texas le imputa este mismo delito, además de delincuencia organizada, asociación delictiva, lavado de dinero, homicidio y posesión de armas de fuego.

El criminal fue recluido el 8 de enero en la prisión del Altiplano, en el central Estado de México, luego de ser recapturado en su estado natal de Sinaloa, seis meses después de que se fugara de ese penal a través de un túnel de 1.5 kilómetros.