El cantante norteamericano compartió de una práctica con los futbolistas culé y entrenó su disparo junto a Neymar y Rafinha, entre otros jugadores.