El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, se unió hoy a la petición del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, a Venezuela para que permita un referendo revocatorio "temprano" y libere a los "presos políticos".

"Estados Unidos se une al secretario general Almagro y a otros en la comunidad internacional haciendo un llamado al Gobierno de Venezuela para que libere a los presos políticos, respete la libertad de expresión y de reunión", afirmó Kerry en su intervención en la primera sesión de la Asamblea General de la OEA.

"Para que alivie la escasez de alimentos y medicinas y honre los propios mecanismos de la Constitución incluyendo un referendo revocatorio puntual que forma parte del proceso constitucional", añadió.

El jefe de la diplomacia estadounidense se refirió así al referendo revocatorio que promueve la mayoría opositora en la Asamblea Nacional de Venezuela para que se celebre este año, mientras que el chavismo plantea que sea en 2017.

"La invocación del artículo 20 de la Carta Democrática (para Venezuela) por parte del secretario general, Luis Almagro, dará lugar a un muy necesario debate sobre Venezuela en el seno de esta organización", afirmó Kerry.

"Estamos listos y dispuestos a participar en ese debate y, junto a los socios de la OEA, a facilitar el diálogo para superar las dificultades políticas, sociales y económicas de Venezuela", agregó.

Esta Asamblea de la OEA es una de las que más expectativas ha despertado en los últimos años, además de la que en 2009 anuló la suspensión de Cuba del ente, porque Almagro dio un paso sin precedentes dos semanas antes al pedir que se aplique el instrumento jurídico de la Carta Democrática de la OEA a Venezuela.

Ese debate ha puesto todos los focos sobre la OEA, que el 23 de junio debatirá en su sede de Washington si prosigue con el proceso gradual de la Carta, que podría llevar a gestiones diplomáticas (18 votos de embajadores), a la convocatoria urgente de una reunión de cancilleres (24 votos de embajadores) y, en último lugar, a la suspensión de Venezuela del ente (24 votos de cancilleres).

Los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), encabezados por Venezuela, anunciaron la semana pasada que aprovecharán la Asamblea para expresar su rechazo frontal a la aplicación de la Carta a Caracas, algo que hoy dejó claro en un contundente discurso la canciller venezolana, Delcy Rodríguez.

Kerry mantendrá hoy una reunión bilateral con Rodríguez en los márgenes de la Asamblea General, que inició hoy su agenda de trabajo en la capital dominicana y concluirá el miércoles.

El secretario de Estado, que llegó a Santo Domingo esta madrugada y se irá por la tarde, participará también en un encuentro privado de ministros de Exteriores organizado por el jefe de la diplomacia canadiense, Stéphane Dion, y se reunirá con el presidente dominicano, Danilo Medina.

El encuentro de Kerry con Rodríguez llega en un momento en el que la crisis política y social de Venezuela es el asunto de mayor preocupación en el continente y el tema en el punto de mira en el encuentro anual de cancilleres de la OEA, aunque fuera del programa oficial.

El pasado 27 de mayo Kerry dio su apoyo público a la iniciativa de diálogo en Venezuela que lidera la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Leonel Fernández, de República Dominicana; y Martín Torrijos, de Panamá.

No obstante, Estados Unidos ha defendido en repetidas ocasiones la Carta Democrática, aprobada por unanimidad en 2001, como instrumento de defensa de la democracia en la región y no descarta apoyar la iniciativa de Almagro.