Nikki Dinki no siempre se comió sus verduras. Después de dos décadas de subsistir mayoritariamente a base de cereales, panecillos y ramen instantáneo, “Nikki la mañosa” decidió que era el momento de una transformación.

Ahora, la coanfitriona del programa de cocina “Junk Food Flip” del  canal Cooking Channel, ha hecho un giro de 180 grados, abogando por la deliciosa comida que se centra en las verduras que alguna vez despreció. En su libro de cocina La carne de acompañamiento Nikki ha creado platos que incluso los que no aman los vegetales pueden apoyar. Dinki subraya que renunciar a la carne no es una necesidad para lograr una alimentación saludable, pero hay que dejar que las verduras sean las protagonistas.

Nos encontramos con la estrella de la cocina para escuchar cómo ella cocina para todos los tipos de comedores.

¿Cómo desarrollaste tu filosofía de la “carne al lado”?

Realmente, empecé a comer carne como acompañamiento porque realmente no comía nada hasta cumplir los 20 años –ninguna verdura ni proteína–. Empecé a comer verduras antes de introducirme a la carne-pollo, pescado y luego, a continuación, la carne de cerdo. Las verduras siempre han sido el centro de mi cocina.

¿Cuál es una buena manera de introducir las verduras a alguien que no tenga una mentalidad nutricional?

Lo mejor que puedes hacer, si no está acostumbrado a comer verduras, es meterlos de a poco en platos que te gustan. Toma un tiempo  incorporar nuevos sabores lentamente hasta que realmente gusten por su propia cuenta. Una buena comida introductoria es mi espagueti “mac” de calabaza, además de queso o una pizza de masa de coliflor. ¿Quién no ama la pizza?

¿Cómo logras que los niños mañosos coman sus verduras?

Para los niños es más bien un truco solo conseguir que la comida entre en sus bocas. A veces, el aspecto de algo puede ser un gran desaliento. En el libro hay modificaciones para la familia junto a algunas de las recetas. Por ejemplo, hacer puré de verduras grandes transformándolas en una salsa o espolvorear un poco de queso por encima, cosas muy simples.

¿También tu marido es de los que le gusta la “carne al lado” también?

Mi marido comía mucho más carne antes de que yo empezara a cocinar. Ahora come de forma vegetariana una buena cantidad de sus comidas y ni siquiera se da cuenta de que está comiendo menos carne. Para alguien que era un hombre de carne y patatas, ahora se está dando cuenta de que no lo necesita.

¿Qué es lo más experimental que has cocinado?

Muchas veces trato de recrear platos clásicos pesados en carne en versiones en que la carne es el acompañamiento. Hice un hot dog de zanahoria ¡después de un montón de intentos! Sofreí y adobé la zanahoria en salsa de Worcestershire, paprika, chile en polvo, un montón de sabores abundantes.

Realmente se parece a un hot dog y además tiene un sabor ahumado de carne. Rara vez tenemos la misma cosa para la cena dos veces porque siempre estoy experimentando con algo nuevo.

¿Cómo haces para que las verduras sean divertidas y emocionantes, no sólo una ensalada más?

Me gusta mucho la idea de utilizar ingredientes de manera que normalmente no se te ocurriría. Por ejemplo, le hago un par de cambios al repollo en La carne de acompañamiento.

Por lo general, pensamos en el repollo en la ensalada de col, pero yo creé nachos de tomatillo y repollo y un sándwich de queso derretido de frambuesa y col roja. Crecí comiendo mayormente pan y queso... ¡Y a todos nos gusta lo que es familiar!