La agencia antinarcóticos  de EEUU confirmó que la candidata presidencial peruana, hija del exdictador Alberto Fujimori, forma parte de las pesquisas por una millonaria maniobra, revelada por el secretario general de su partido en una grabación oculta.

La Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) investiga a Joaquín Ramírez, secretario general del partido Fuerza Popular, que postula a la presidencia de Perú a Keiko Fujimori, reportaron ayer los medios de prensa.

“Esta es una investigación delicada y está en curso, y no podemos hacer ningún comentario (...) No ha concluido”, confirmó a la cadena Univisión la portavoz de la DEA, Anne Judith Lambert, en Estados Unidos.

La revelación ocurre a tres semanas del balotaje del 5 de junio próximo en Perú. La información fue proporcionada a Univisión y al programa peruano Cuarto Poder por el piloto comercial peruano Jesús F. Vásquez, residente en Estados Unidos, quien grabó para la DEA las conversaciones que tuvo con Joaquín Ramírez en 2013.

La candidata presidencial peruana Keiko Fujimori calificó ayer de “guerra sucia” una información difundida el domingo sobre una investigación que le sigue la DEA al congresista reelegido y secretario general de su partido, Joaquín Ramírez.

“Tengo que ser suspicaz con esta denuncia... Creo que es parte de una guerra sucia, que no es casualidad”, declaró  ayer Fujimori a los periodistas desde la región sureña de El Cuzco, donde ha cumplido actividades proselitistas durante los últimos días.