El inicio del año escolar 2016-2017 está a la vuelta de la esquina y el Gobierno da los toques finales para que “todos” tengan acceso a educación. La calidad sigue como principal tema de discusión.

Cerca de tres millones de niños y adolescentes están llamados a integrarse a las clases el 22 de agosto, en un sistema educativo que, en palabras del ministro de Educación, Carlos Amarante Baret, ya no debe seguir figurando entre los últimos de América Latina.

Ayer, el presidente inauguró el liceo “Derrumbadero”, en El Cercado, San Juan, como parte de una agresiva política de construcción de plantas físicas para el sector.

De acuerdo con el Gobierno, este nuevo centro está dotado de una biblioteca, laboratorio de informática, laboratorio de ciencias, personal de orientación, enfermería, baños para discapacitados, salón multiuso, sala de profesores y comedor, entre otros espacios y equipos.

Según el ministro Carlos Amarante Baret, durante la gestión de Medina se han construido alrededor de 14 mil 500 nuevas aulas y se ha alcanzado la cifra de 930 mil alumnos en la jornada escolar extendida que almuerzan y meriendan en la escuela.

Además, Amarante Baret destaca la terminación de más de tres mil 400 centros educativos en el recién finalizado año escolar, la instalación de más de 25 mil bibliotecas de aulas; la distribución de más de 30 millones de libros gratuitos en las escuelas y de millones de mochilas, de uniformes, zapatos. Además, la repartición del desayuno escolar a 1.7 millones de niños, todas políticas educativas con las cuales debe disminuir la deserción escolar.

No obstante, aclaró que para el Ministerio de Educación acercarse al 90 % de estudiantes para la jornada escolar extendida necesita de 23 mil aulas. “La proyección para este año es de 15 mil aulas, por un retraso en el último sorteo con cinco mil aulas que deberán estar listas el próximo año”, explicó.

Los maestros y sus beneficios

Los maestros, cuyo gremio anunció la semana pasada su demanda de un 25 % de incremento salarial, reciben este año -según explicó el ministro- los beneficios del aumento salarial de un 10 %.

Esta mejoría, argumenta Baret, se suma a los incrementos sucesivos de los últimos cuatro años de gobierno, que representan un 67 % con respecto a lo que devengaban en 2012.

El funcionario destacó que el 88 % de los maestros dominicanos tiene dos tandas o está en jornada escolar extendida de ocho horas.

Reiteró que un maestro de básica y de primaria, con sus incentivos, devenga un salario de 43 mil 500 pesos y el de media, con toda su carga académica, gana 51 mil pesos, “un sueldo que pocos profesionales tienen en República Dominicana”.

El funcionario comentó que el maestro se encuentra dentro del primer grupo de profesionales en términos de ingresos en el país.