El ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, solicitó que se suspendiera a Hungría o incluso lo excluyeran definitivamente de la Unión Europea. Dijo que el país ha violado masivamente los valores fundamentales de la UE, principalmente, “la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y el respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas pertenecientes a minorías”.

Todo esto en una entrevista con el diario alemán Die Welt el martes 13 de septiembre. Asselborn provocó incluso más condena al sugerir que Budapest no está muy lejos de emitir la orden de abrir fuego contra los refugiados. Hungría respondió que Asselborn “no podía ser tomado en serio”. Sus comentarios se produjeron pocos días antes de que los líderes de la UE se reúnan hoy en Eslovaquia para discutir el futuro de la unión.

Zoltan Miklosi, profesor asociado de ciencias políticas en la Universidad de Europa Central, Budapest conversa con Metro sobre la posibilidad del Huxit y sus consecuencias.

¿Podría Hungría finalmente ser expulsada?

Es muy poco probable, especialmente a la luz de las reacciones de los ministros de Asuntos Exteriores de Alemania y Austria.

¿Debería excluirse Hungría, en tu opinión?

Como ciudadano húngaro que se preocupa por la democracia húngara, mi respuesta es que no se le debería excluir. Como ciudadano europeo que se preocupa por la Unión Europea como una comunidad de democracias liberales, debería decir que deja un precedente peligroso si se tolera el retroceso democrático dentro de la UE. Estoy de acuerdo con la valoración de que si Hungría fuera a postular a la Unión Europea hoy, probablemente sería rechazada.

¿Qué tan peligroso sería para la UE si se expulsa a Hungría?

Tanto la expulsión como la no expulsión tienen serios riesgos. Teniendo en cuenta sus dificultades actuales, en su estado actual, la UE no podría ser capaz de gestionar un proceso de expulsión ordenada. Al mismo tiempo, el tolerar retroceso democrático inspira a otros (por ejemplo, Polonia) para seguir el camino del primer ministro húngaro, Viktor Orbán.

¿Dañará también a Hungría?

La expulsión sería catastrófico para Hungría. Ha recibido enormes transferencias de la UE que financia la mayor parte de sus inversiones, y más del 70 por ciento de su comercio exterior se lleva a cabo con la UE. Y también, la UE es probablemente el único que se interpone entre el país y la autocracia de pleno derecho.