Cada año, miles de asistentes acuden a ver las enormes olas del río Qiantang.