La Fundación Justicia y Transparencia (FJT) rechazó el cambio de metodología "impuesto" por el Consejo Económico y Social (CES) en las discusiones del pacto eléctrico que, según dijo, solo busca beneficiar al sector empresarial y al Gobierno.

Miguel Reyes Taveras, director ejecutivo de la entidad, que es una de las organizaciones convocadas por decreto del Poder Ejecutivo a la discusión del pacto eléctrico, afirmó que esta medida "unilateral" del CES "entraña un desprecio por las decenas de horas de trabajo que hasta ahora se han dedicado para llegar a los distintos consensos".

A la vez, consideró que reducir más de dos mil propuestas que habían sido presentadas en las consultas a solo 10 puntos básicos por sector "constituye una jugada que solo busca favorecer al gobierno y el sector empresarial".

La FJT señaló que es "de gran preocupación que los hechos sigan apuntando a que es cierta la versión denunciada en repetidas ocasiones de supuestos acuerdos secretos entre empresarios y gobierno, con la nefasta intención de dividirse el sector eléctrico como si se tratara de un gran pastel, evidenciando que el Pacto Eléctrico solo es una pantalla para legalizar posibles amarres entre empresarios y políticos".