El anuncio es pequeño, pero muy claro: “500 oz. de leche materna por 400 dólares”.

Una foto de una joven madre sosteniendo a un hermoso y sano bebé de nueve meses lo completa de una manera muy natural, como sucede con los anuncios de jugo o de alimentos de niños.

Pero este no es el único enfoque que podemos encontrar en Internet: hay muchas otras ofertas explícitas libres de gluten y madres que comen de forma orgánica que garantizan “abundancia de leche dulce, cremosa y llena de anticuerpos” a cambio de dinero.

Funcionando como anuncios interactivos, muchos sitios web y comunidades en línea están facilitando el contacto entre un creciente número de madres con problemas, y que han estado utilizando la red para entrar en contacto con otras personas para conseguir un poco de leche materna para sus hijos.

El sitio más prominente para comprar y vender es OnlyTheBreast.com, que anunció haber llegado a dos mil miembros en junio del año pasado, sumando de mensualmente 700 a 800 miembros de todo el mundo de acuerdo con la información en el sitio creado por una madre llamada Chelly, que quiere ayudar a otras madres a “obtener leche materna rica en vitaminas”.

Alrededor de 45 millones de onzas de leche se están negociando a través de sus anuncios, pero a pesar de su aparente éxito, los propietarios del sitio se negaron ante las solicitudes de Metro para realizar una entrevista.

De acuerdo con expertos de salud, los riesgos de comprar leche materna en paquetes desde sitios web desconocidos por el consumidor son enormes.

“No es seguro para los bebés en absoluto, porque la leche obtenida de fuentes desconocidas puede plantear una variedad de riesgos, incluyendo la obtención de  enfermedades infecciosas y la contaminación con medicamentos u otras sustancias, así como la adulteración con diferentes sustancias como el agua o la leche de vaca”, explica Sarah Keim, experta pediátrica e investigadora principal del tema en conjunto con el Centro de Salud Bioconductual del Hospital Nacional Infantil de Columbus, Ohio.

“No hay forma de asegurar que el líquido que estás comprando sea seguro, no importa qué tan gordito sea su bebé o cuánto afirme acerca de su estilo de vida orgánico o libre de drogas o ultra saludable”.

Lleno de riesgos

Coautora de un estudio publicado en 2013 por la revista Pediatrics, Keim y sus colegas han encontrado que un 10% de las muestras de leche materna compradas en estos sitios web contenía un añadido de leche de vaca.

“Y la cantidad de leche de vaca en la denominada leche materna era probablemente demasiado alta para ser accidental. Anteriormente encontramos que alrededor de tres cuartas partes de la leche que compramos tenía altos niveles de bacterias causantes de enfermedades detectables”, afirma Keim, quien sigue trabajando en el tema.

Según ella, los bebés necesitan ciertas cantidades de nutrientes y grasas que se incluyen en la leche materna y las fórmulas, pero no en la leche de vaca regular. “Y cuando se trata de dinero en un proceso no regulado como éste, hay que tener mucho cuidado, porque no sabes la calidad”, concluye la experta.

Otra encuesta en curso, de la Universidad de la Escuela de Medicina y Odontología de Londres, ha encontrado algunos datos iniciales considerados tan alarmantes que los investigadores ya escribieron un editorial en el British Medical Journal, antes de terminar el estudio, para informar a la gente sobre los peligros de la leche materna comprada en línea.

De acuerdo con Sarah Steele, autora principal y experta en Salud Global y la Unidad Política, alrededor del 90% de las muestras que compraron para ser eva-luadas estaban llenas de cre-cimiento bacteriano que podría conducir a enfermedades como la hepatitis, el VIH y la sífilis.

Los datos también muestran que las madres que venden la leche en estos sitios piden alrededor de US$4 por onza líquida y se les pide decir que “comen alimentos orgánicos o vegano”, para convencer a los compradores que son saludables y producen leche de buena calidad.

“Toda la alimentación infantil implica riesgos. La fórmula plantea riesgos si no se prepara, almacena o administra en línea con las instrucciones entregadas.

Los cuidadores, sin embargo, están mejor informados de los riesgos alrededor de la fórmula y su práctica adecuada. No puede decirse lo mismo de la leche materna en línea. Está lejos de ser una alternativa ideal, exponiendo a los bebés y otros consumidores a agentes microbiológicos y químicos. Se requiere una acción urgente para hacer este mercado más seguro “, dice Steele.

Tantos beneficios

De acuerdo con los estudios pediátricos, la vida de casi 900 bebés en EE.UU. se salvarían cada año, junto con miles de millones de dólares, si el 90% de las mujeres amamantaran a sus bebés durante los primeros seis meses de vida.

En realidad, los principales hospitales y fundaciones de salud de todo el mundo recomiendan la lactancia materna exclusiva durante este tiempo gracias a sus ventajas sin precedentes, como la protección contra infecciones infantiles y las garantías de un crecimiento y desarrollo neurológico óptimo.

Es por eso que las madres que no tienen suficiente leche normalmente escuchan indicaciones de sus médicos de utilizar el recurso de contar con la leche materna de un donante, especialmente si no quieren alimentar al bebé con leche de fórmula.

Pero ¿qué pasa con los bancos regulares de leche? ¿Por qué no los están usando?

“La leche materna de un banco requiere una receta de un médico, que además de ser muy difícil de obtener es prohibitivamente caro, con un costo de casi US$4”, explica Beatriz Reyes-Foster, antropóloga sociocultural que investiga el tema en la Universidad de Florida Central.

“Y muchos bancos de leche también tienen escasez, por lo que la leche materna donada se da generalmente a los bebés muy enfermos que más lo necesitan, como los bebés muy prematuros”, aclara Reyes-Foster.

Ellas donan gratis

Katie Robertson, cosmetóloga de veintiséis años de edad, dona leche materna mediante la página de Facebook “Leche Humana para Bebes Humanos” de su estado en EE.UU.

“Es realmente fácil de usar y ponerse en contacto con los necesitados. A veces publico que tengo leche extra, pero la mayoría de las veces trato de estar atenta para ver quién pide leche, y ver si puedo ser de ayuda cuando veo que están cerca de mi área”, explica a Metro.

Robertson dice que ella conoce a muchas madres que deciden participar en los sitios de donación, ya que no tienen tiempo para pasar todas las pruebas que hacen los hospitales para que se pueda donar.

“Y por supuesto, también sabemos que hay hospitales que cobran a las mamás entre US$1 y US$4 por onza y preferimos donar a una madre necesitada en vez de hacerlas pagar precios tan altos”, dice Robertson.

Corrie Spinner, una coordinadora de distribución de 29 años de edad, también donó una gran cantidad de leche para las madres necesitadas y dice que está dispuesta a ayudar, pero que no está en contra de la venta de la misma.

“Teniendo en cuenta todo lo que lleva la producción de leche (dieta, consumo de agua, tiempo gastado sacándose leche), creo que es justo”, dice ella.

“Sin embargo, si conoces a alguien en necesidad, o tienes un gran corazón, creo que es aún más recomendable donar, y no esperar que alguien pague por ello”, apuntó.