En la historia parlamentaria del Reino Unido sólo ha habido una mujer en el puesto de primera ministra: la conservadora Margaret Hilda Thatcher. Ejerció el cargo entre 1979 y 1990, demostrando una firmeza  inédita para dirigir los asuntos británicos. Llevó a cabo un gran proceso de privatización de las empresas estatales, de la educación, salud y sistemas de ayuda social llevando a la economía británica hacia el neoliberalismo.

Además, redujo el poder de los sindicatos y manejó muy fríamente los conflictos internacionales, como la Guerra de las Malvinas. Este estilo de ejercer el liderazgo le hicieron valerse el apodo de “Dama de Hierro”, lo que inspiró al movimiento contracultural británico en gran escala.  

Pero en septiembre próximo Tatcher puede dejar de ser la única, ya que son dos las mujeres del Partido Conservador las candidatas oficiales a llegar al número 10 de Downing Street, residencia oficial del primer ministro.

Primero fue la ministra del Interior, Theresa May, quien el jueves pasado oficializó su candidatura a primera ministra. La mujer de 54 años prometió mano dura en las negociaciones para llevar a cabo la salida del Reino Unido de la Unión Europea, tarea que deberá asumir el nuevo o la nueva premier. “Tras el referéndum (por el Brexit) de la semana pasada, nuestro país necesita un liderazgo fuerte que nos conduzca en este periodo de incertidumbre económica y política y que negocie los mejores términos posibles cuando nos marchemos de la UE”, afirmó May, lo que le bastó a la prensa británica para tildarla como “la nueva Dama de Hierro”, en referencia a la Tatcher.

Si bien May apoyó la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, no participó activamente de la campaña, por lo que su figura genera consenso entre los partidos Conservador y Laborista.

Luego fue el turno de Andrea Leadsom. Actualmente en la cartera de Energía del Reino Unido, la mujer de 53 años se sumó a la competencia por suceder a David Cameron y no dudó en expresar su admiración por Margaret Tatcher en una entrevista al diario The Telegraph.

“Como persona, siempre fue amable y cortés, y como líder fue inflexible y determinada. Pienso que esa es la combinación ideal, y me gusta pensar que es como yo soy”, aseguró Leadsom. Se ha autodefinido además como una católica practicante que toma decisiones bajo los criterios de su religión.

Leadsom ha defendido férreamente los argumentos en favor de la salida del Reino Unido de la UE, aunque expresó que no se esperaba los resultados finales. “Me desbordaron”, dijo la madrugada del 24 de junio.

“El futuro nos sonríe, al margen de la turbulencia de los mercados a corto plazo”, aseguró.

Es por esto que los medios británicos ya especulan con una contienda final por el cargo de primera ministra entre dos mujeres identificadas con la figura de la “Dama de Hierro”.

Según consigna el diario The Guardian, Theresa May es amplia favorita para ocupar el cargo; cuenta con el apoyo de 100 miembros conservadores del Parlamento. Aunque la popularidad de Leadsom sube como la espuma de cerveza.

Cita

“Nuestro país necesita un liderazgo fuerte que nos conduzca en este periodo de incertidumbre económica y política”. Theresa May, candidata conservadora a primera ministra de Gran Bretaña.

Cita

“Como persona (Tatcher) siempre fue amable y cortés, y como líder fue inflexible y decidida. Me gusta pensar que es como yo soy”. Andrea Leadsom, candidata conservadora a primera ministra de Gran Bretaña.