Alastair MacGibbon, comisionado de la oficina gubernamental de Australia “Children’s Safety”, dijo que la mitad del material que se encuentra en algunas webs pedófilas son fotografías que fueron compartidas en las redes sociales por los padres de los menores.

De acuerdo con el periódico The Sydney Morning Herald, el funcionario declaró que millones de las imágenes que son usadas por los delincuentes para atraer a este tipo de personas. El hallazgo se efectuó mientras se realizaba una búsqueda de material sobre abuso infantil.

Muchas de las fotos –continúa el servidor público de Australia– son fotos normales, de niños jugando en el jardín, practicando gimnasia o paseando en la playa:

“Muchas de estas webs han obtenido claramente el contenido a través de la pesca en las cuentas de redes sociales”, dijo el Sr. MacGibbon.

Esta Oficina ha investigado más de cinco mil URLs (direcciones de Internet) con contenido de  abuso sexual a menores.