¿Qué hemos aprendido del Súper Martes?
 

Hillary Clinton y Donald Trump entraron al Súper Martes como los candidatos favoritos de sus respectivos partidos. Nada de lo que ocurrió cambió eso. Tanto Clinton como Trump ganaron en la mayor parte de los estados en pugna y aumentaron su ventaja en delegados.
 
¿Se ve aún más probable la carrera por la presidencia de Clinton-Trump?

Probablemente. Clinton es una gran favorita para la nominación demócrata. Trump lidera, pero tampoco es una cosa segura, porque ha dividido al Partido Republicano.
 
¿Cuáles son los mayores perdedores?

 Bernie Sanders sigue cayendo atrás de Hillary Clinton, y mientras que ganó en algunos estados, perdió en Massachusetts –un estado que es parte de su base noreste donde tenía que irle bien– tuvo que haber sido un golpe. Ben Carson ganó algunos votos en todas partes, pero no tiene absolutamente ningún camino para ganar ni un solo estado, mucho menos la nominación. Y a pesar de haberle ido bien en el noreste, John Kasich terminó detrás de Carson en varios estados. Marco Rubio ganó finalmente un estado, pero no llegó a ganar delegados en Alabama, Texas y Vermont porque no ganó una cuota suficientemente alta de votos.
 
¿Tendrá Bernie Sanders alguna oportunidad de competir con Clinton después del Súper Martes?

Sanders tiene un montón de dinero y sus desproporcionados apoyos juveniles son muy entusiastas. Por lo que podrá seguir haciendo campaña durante el tiempo que él quiera, acumulando delegados e influenciando en la convención en la conformación de la plataforma. Pero la nominación está fuera de su alcance, tal como lo ha sido, probablemente todo el tiempo.
 
Hablando en Texas, Cruz instó a otros republicanos a abandonar la carrera y unirse a él contra el Sr. Trump. ¿Es este un escenario posible?

No, por el momento. Parece probable que Marco Rubio y John Kasich permanezcan en la carrera al menos hasta el 15 de marzo cuando sus estados de origen Florida y Ohio voten. Cruz aseguró su propio terreno. Ahora vamos a ver si los otros pueden. Tal vez una alianza de Rubio, Cruz y Kasich pueda prevenir que Trump gane una mayoría de delegados y empujar esta carrera a la convención en Cleveland, lo que sería un caos.
 
Trump dio una rueda de prensa en la que se comprometió a ser una voz unificadora, diplomática. ¿Es realmente él un unificador, en tu opinión?

No existe tal cosa, como un unificador en la política estadounidense, e incluso si lo hubiese, no sería alguien como Trump. A una gran mayoría de los estadounidenses no les gusta Trump, y él es una figura polarizante, incluso en su propio partido. Y ha dicho tantas cosas escandalosas y ofensivas que seguirá siendo un candidato muy divisivo.
 
¿Qué podemos esperar en el futuro?

Este es el corazón de la estación de primarias. Hay muchos concursos en la primera quincena de marzo, que culminará en un segundo Súper Martes el 15 de marzo, cuando cinco estados principales voten –Florida, Illinois, Missouri, Carolina del Norte y Ohio–. Los demás candidatos necesitarán negarle la victoria a Trump el 15 de marzo o él podría tener un camino aún más despejado hacia la nominación.