El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, criticó hoy la situación que viven los refugiados y migrantes en Europa y reclamó a los líderes de los Veintiocho unión para lograr una solución a la crisis.

Ban, a través de su portavoz, se declaró "extremadamente preocupado por la situación en deterioro a la que se enfrentan refugiados y migrantes que llegan a Europa".

En concreto, apuntó a la "falta de instalaciones de recepción adecuadas, así como al creciente uso de la detención y la criminalización de inmigrantes irregulares y demandantes de asilo".

Por ello, llamó a todos los gobiernos europeos a asegurar que cumplen con sus obligaciones internacionales y les recordó que toda persona debe ser recibida con dignidad y ver respetados sus derechos humanos.

Según el portavoz, Ban ha estado en contacto en los últimos días con varios líderes europeos para expresar su preocupación y animarles a asegurar que se da un correcto trato a los refugiados y migrantes que llegan a sus fronteras.

De cara a las reuniones que celebrarán mañana los ministros de Interior de la UE y el miércoles los jefes de Estado y de Gobierno, el secretario general de la ONU pidió a los líderes comunitarios que muestren "liderazgo y compasión".

Según Ban, es necesario que los Veintiocho logren un enfoque común que esté en línea con sus obligaciones internacionales y con el espíritu de la Carta de las Naciones Unidas.

El diplomático coreano ha convocado para el próximo día 30 de septiembre una reunión especial para abordar la crisis de los refugiados en Europea, aprovechando la presencia en Nueva York de muchos mandatarios con motivo de la Asamblea General de la ONU.

En sus encuentros de esta semana, los países de la UE tratan de consensuar el reparto de 120.000 refugiados propuesto por la Comisión Europea (CE), así como el número concreto de demandantes de asilo que cada Estado está dispuesto a recibir en los próximos dos años.