La ONU pidió hoy a la comunidad internacional que utilice "la creatividad, la compasión y la valentía" para hacer frente a la peor crisis de refugiados desde la II Guerra Mundial.

"La migración y los flujos de refugiados son un desafío global", afirmó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en la apertura de una conferencia sobre migración, con la participación de ocho jefes de Estado o de Gobierno, ministros y altos funcionarios.

La conferencia fue convocada por Ban Ki-moon, coincidiendo con el debate de alto nivel de la Asamblea General, para plantear soluciones con el fin de hacer frente a una crisis generada por conflictos como los de Oriente Medio y norte de África.

En su exposición, Ban Ki-moon planteó ocho principios que deben guiar las acciones de la comunidad internacional para hacer frente a esta tragedia, que sólo en el caso de Siria afecta a cerca de cuatro millones de personas que han buscando refugio en otros países.

Esos principios deben ser el de salvar vidas, proteger a los refugiados, no discriminarlos, preparar los escenarios para recibirlos, compartir las responsabilidades, reforzar la cooperación, anticipar futuros problemas parecidos y crear canales legales para evitar, entre otras cosas, el tráfico humano.

Ban Ki-moon recordó que desde el año pasado cerca de 60 millones de personas se han visto forzadas a abandonar sus hogares por conflictos armados, persecuciones políticas o tragedias naturales.

"Esta puede parecer una crisis de números, pero creo que puede tratarse de una crisis en la solidaridad global", afirmó el secretario general de la ONU.