La Policía informó hoy de que el hombre detenido como presunto participante en la muerte del segundo teniente médico de la Fuerza Aérea Orlando de la Rosa Jacobo, de 34 años, era perseguido junto a otro por varios crímenes.

De la Rosa Jacobo fue asesinado la madrugada del pasado jueves en el sector Alma Rosa II, Santo Domingo Este, al parecer, según la Policía Nacional, para robarle, aunque los autores del crimen no le sustrajeron nada porque, presuntamente, intentó disparar su arma.

Por el hecho fue detenido el fin de semana Salvador Junior Reyes Muñoz (alias Piti), de 26 años, residente en el barrio La Javilla del sector Sabana Perdida, Santo Domingo Norte.

La Policía recordó hoy que el 14 de este mes publicó las fotos de Juan Carlos Ventura Ogando (alias Chuky) y de Jonathan Arias Ulloa, como los presuntos homicidas del vigilante Octavio Geraldo Meléndez, de 50 años.

Reyes Muñoz y Arias Ulloa, quien está prófugo, eran buscados además, por haber asaltado al vigilante privado Gerardo Pineda Otaño, de 36 años, a quien despojaron de una escopeta la madrugada del pasado 19 de mayo.

Al ser apresado, de acuerdo con la Policía, Reyes Muñoz admitió haber participado en el asalto el pasado día 13 en una plaza ubicada en la autopista de San Isidro, donde un guardián fue ultimado.

Reyes Muñoz habría cometido el crimen junto a Ventura Ogando, Arias Ulloa y otros dos solo identificados como 'El Enviado' y 'Junior', quienes permanecen prófugos.

Relató que Arias Ulloa fue quien le disparó al vigilante privado Geraldo Meléndez, mientras él lo esperaba en una motocicleta en la que lo trasladó hasta el parque del sector El Rosal donde estaba 'El Enviado' esperándolos en una jeepeta para marcharse del lugar.

También admitió haber participado en el asalto al también vigilante privado Pineda Otaño, la madrugada del pasado día 19, a quien despojaron de una escopeta.

Relató que el robo de la escopeta se produjo en una estación gasolinera de la avenida San Vicente de Paul, en Alma Rosa I, donde Pineda Otaño estaba de servicio, y que cometieron el asalto, inmediatamente tras haber ultimado al segundo teniente médico.