La Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet) y la Policía Nacional se preparan con dispositivos especiales para afrontar el conocido como "viernes negro", una tradición del comercio estadounidense que se ha exportado a otros países.

Así, el director de la Amet, Frener Bello Arias, dispuso la realización de un plan operativo especial de viabilización del tránsito en los alrededores de centros comerciales del Gran Santo Domingo y el interior del país.

Para lograr que la medida consiga efectividad, Bello Arias ordenó que personal del Departamento de Planificación y Desarrollo de la institución realice un levantamiento de las zonas donde se espera que mayor cantidad de ciudadanos visiten para hacer sus compras de artículos diversos y ahorrar dinero.

El director de la Amet dijo que el patrullaje será incrementado en las zonas comerciales el jueves para tener bajo control la situación desde el día antes del viernes.

"Procuramos evitar congestionamientos del tránsito en las principales arterias comerciales para que los ciudadanos puedan movilizarse sin mayores contratiempos", precisó.

El director de la Amet aprovechó la ocasión para exhortar a los conductores que respeten las señales de tránsito y las medidas que serán adoptadas.

Por su parte, ayer la Policía Nacional anunció que reforzará sus labores en las proximidades de los centros de compra con un plan especial supervisado por el responsable de la institución, Nelson Peguero.

El portavoz, Máximo Báez Aybar, manifestó que se usarán "todos los policías que se requieran para preservar la seguridad de la gente", incluido personal administrativo.

Para las festividades navideñas, la institución tiene previsto reforzar las calles con 8,000 agentes.