La primera dama, Cándida Montilla, entregó hoy la casa que había prometida a Aracelis Guzmán, madre de los sextillizos, que nacieron el 8 de febrero de 2015 en el hospital materno Reynaldo Almánzar, en el municipio Santo Domingo Norte.

Unos de los niños falleció tres días después de nacer.

En el acto estuvieron también monseñor Ramón Benito Ángeles, autoridades de Salud Pública, familiares y vecinos de Guzmán, así como y el sacerdote Víctor Peralta, cura párroco de la iglesia San Antonio de Padua, del municipio La Victoria, quien tuvo a su cargo la bendición de la vivienda.

"Tu confiaste siempre en que el Despacho de la Primera Dama no te dejaría sola en el reto de criar a tus hijos y a tus hijas en las mejores circunstancias posibles, y hoy compruebas que tu confianza estaba justificada", dijo Montilla a Guzmán, según un comunicado de su Despacho.

A la vez, agregó: "aquí está tu casa, querida amiga, para que Anderson Junior, Ashley Margarita, Aleisha Vanesa y Sarai tengan una vida digna, junto a su hermanito mayor, Enderson".

Por último, la esposa del presidente Danilo Medina dijo que las puertas de su Despacho "estarán siempre abiertas para ti y para los tuyos, al igual que para las familias dominicanas, que lo necesiten".

Por su lado, Guzmán, manifestó que siempre tuvo confianza en que la primera dama daría respuesta a las necesidades suyas y de sus hijos.

La vivienda fue construida por el Despacho de la Primera Dama Montilla de Medina con la colaboración del Fondo Especial para el Desarrollo Agropecuario (FEDA).

La casa se construyó en un terreno de 170 metros cuadrados, con un espacio de construcción de 157 metros.

Cuenta de cuatro habitaciones, tres baños, cocina, sala, comedor, área de lavado, marquesina, galería, verja y jardinera, "todo amueblado con los equipos y electrodomésticos que demanda cada área", destacó el comunicado.

Además posee una cisterna, bomba para extraer el agua y una amplia marquesina, con capacidad para dos vehículos.