Más de siete décadas después, se llevó a cabo en Estados Unidos la ejecución de una mujer a través de la inyección letal. Se trató de Kelly Gissendaner, quien falleció a las 12:21 AM (tiempo local) de este miércoles. 

Kelly Renee Gissendaner, de 47 años, fue sentenciada a muerte en 1997, tras convencer a su amante Gregory Owen de matar a su entonces esposo Douglas Gissendaner. Owen se declaró culpable ante estos hechos y testificó en contra de Kelly Renee, a cambio de una sentencia de cadena perpetua. Podría obtener su libertad condicional en el año 2022. 

La mujer fue la primera ejecutada en 70 años en el estado de Georgia, Estados Unidos. Hubo tres intentos legales de impedir la ejecución, pero fueron rechazados por la Corte de Justicia de Georgia y por la Suprema Corte en el país. También, el arzobispo Carlo Maria Vigano envió una carta pidiendo su perdón y aseguró que el Papa Francisco pidió por ella; después de que la semana pasada el sumo pontífice pidió en el Congreso de Estados Unidos abolir la pena de muerte. 

Fue así como la madrugada de este miércoles, Kelly Renee Gissendaner recibió la inyección letal mientras cantaba el himno religioso "Amazing Grace". Además, un testigo informó a la cadena local WXIS que pidió nachos con queso, fajitas texanas, una limonada y un helado de dieta. 

En la galería de fotos encontrarán más detalles de este caso. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.