Cuando Barack Obama hacía campaña para llegar a la Casa Blanca, en 2008, una de sus principales promesas fue una reforma migratoria, algo que tras ocho años de gobierno no pudo concretar debido a que la Corte Suprema decidió bloquear su acción ejecutiva en pro de los migrantes.

"Vivir en el sistema roto de inmigración en el que estamos hoy no es una solución", comentó el presidente Obama, quien calificó de "lamentable" este fallo. "Es desalentador para millones de inmigrantes que viven aquí y que establecieron a una familia". 

El presidente intentó establecer una reforma migratoria

El presidente intentó establecer una reforma migratoria

Getty Images

Foto:

En 2013, la mayoría republicana en la Cámara de Representantes bloqueó un proyecto de reforma migratoria que ya había sido aprobado en el Senado, y que contó con el apoyo tanto de demócratas como de republicanos. 

Ante este hecho, en noviembre de 2014 Obama optó por el último recurso en sus manos, una acción ejecutiva -válida únicamente el resto de su mandato- que beneficiara a los migrantes, al menos mientras el Congreso aprobaba una reforma migratoria. El próximo presidente del país decidiría si tendría continuidad o no. 

Esta acción ejecutiva sobre Inmigración estaba compuesta por una serie de medidas cuyo objetivo era reducir el número de deportaciones en favor de los migrantes, lo cual iba a beneficiar hasta a cinco millones de personas.

"No tenemos que construir muros para separar a aquellos que no se parecen a nosotros o no rezan como nosotros o tienen otro apellido", dijo Obama

"No tenemos que construir muros para separar a aquellos que no se parecen a nosotros o no rezan como nosotros o tienen otro apellido", dijo Obama

Getty Images

Foto:

Su objetivo era dar prioridad a las deportaciones de criminales, y no de familias. Además, de requerir a los inmigrantes sin documentos legales aprobar una verificación de antecedentes penales y pagar impuestos para poder mantenerse en los Estados Unidos, sin miedo a ser deportados. 

Entonces, 26 estados del país, encabezados por Texas, impugnaron el plan migratorio de Obama, acusándolo de extralimitarse de sus funciones y de adoptar medidas que corresponden al Congreso de Estados Unidos. 

El caso llegó a la Corte Suprema, cuyos magistrados votaron este día mantener el bloqueo a la orden ejecutiva de Obama. El resultado final fueron cuatro ministros a favor y cuatro en contra, pues en el pleno queda una silla vacía, que era ocupada por el juez Antonin Scalia, fallecido en febrero pasado. 

"La inmigración no debe generar miedo", señaló en conferencia de prensa en la Casa Blanca

"La inmigración no debe generar miedo", señaló en conferencia de prensa en la Casa Blanca

Getty Images

Foto:

Inmediatamente tras la muerte de Scalia, el presidente Barack Obama nominó al juez Merrick Garland para ocupar este puesto, sin embargo, el Congreso, con mayoría republicana, rechazó evaluar la nominación y eventual aprobación del juez; por estar a unos meses de la elección presidencial. 

Así respondieron Hillary y Trump 

"La Suprema Corte nos mantiene seguros de una amnistía... por ahora", publicó el precandidato presidencial Republicano en Twitter. "Pero Hillary se comprometió a ampliar, quitando puestos de trabajo de los hispanos y los afroamericanos", añadió. 

Así reaccionó Donald Trump, precandidato presidencial del Partido Republicano

Así reaccionó Donald Trump, precandidato presidencial del Partido Republicano

Twitter.com/RealDonaldTrump

Foto:

Por otro lado, Hillary Clinton escribió: "Desgarradora decisión de #CorteSuprema de inmigración podría separar 5 millones de familias en riesgo de deportación. Tenemos que hacer más".

La reacción de la precandidata presidencial del Partido Demócrata, Hillary Clinton

La reacción de la precandidata presidencial del Partido Demócrata, Hillary Clinton

Twitter.com/Hillary Clinton

Foto: