“Los peatones que cruzan por donde no deben, los pasajeros que piden la parada en sitios prohibidos, y los choferes de transporte público que se detienen a subir personas en lugares con letreros de no pasajeros son las principales causas de los taponamientos que se producen en las vías de Santo Domingo, y además hay que sumarle la imprudencia y la falta de conciencia de los conductores que aspiran a llegar primero a sus lugares de destino”, así lo describe el panorama el subdirector de Relaciones Públicas de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET), Elías Villar.

Resalta que muchos automovilistas no esperan sus turnos para subir a los elevados, sino que se colocan en la entrada de estas vías e intentan penetrar, lo que hace que los demás vehículos no puedan avanzar, y es ahí donde empieza a formarse el desesperante tapón.

Dice que otros de los puntos en contra de que el tránsito sea más viable es que los peatones cruzan las vías en lugares que no están destinados para esto, provocando que los autos se detengan repentinamente y obstruyan el correcto funcionamiento; a esto se le suman los choferes del transporte público, quienes, con el fin de conseguir sus pasajeros, se detienen incluso en tramos marcados como “prohibido detenerse”.

Villar explica que el Departamento de Educación Vial de la entidad realiza campañas de prevención y concienciación, tanto de los conductores, como de los pasajeros-transeúntes, a fin de que colaboren con la buena circulación en las calles, carreteras y avenidas, no solo del Gran Santo Domingo, sino del país.

Vías más concurridas

Según un boletín emitido por Amet, las rutas más transitadas de la capital en horas pico son: la avenida 27 de Febrero, que alcanza los 1,899 vehículos por hora; la carretera Mella, en dirección este-oeste, con 1,889; avenida Máximo Gómez con 1,790; avenida Winston Churchill, con 1,789 vehículos; avenida Lope de Vega, en la que se contabilizan 1,719 vehículos en una hora pico; avenida Tiradentes, con 1,683; avenida Abraham Lincoln, que alcanza 1,355 vehículos; y la avenida John F. Kennedy, con 1,393.
Mientras que las vías más concurridas por día son: avenida 27 de Febrero, avenida Winston Churchill, avenida Tiradentes, Lope de Vega y la avenida Abraham Linconl.

El subdirector de Relaciones Públicas de Amet destaca que durante la dirección del general Frener Bello Arias se han implementado dos corredores en el Distrito Nacional, el primero fue el de la avenida John F. Kennedy, en dirección oeste-este, en la intersección de la avenida Winston Churchill que recorre de sur a norte, con el objetivo de que haya más agilidad en el tránsito.

“El segundo es el corredor París, el cual involucra la 27 de Febrero en dirección oeste-este pero en horas de la tarde. Con esto se ha logrado organizar los vendedores de las intersecciones París con Duarte, José Martí, Josefa Brea, Yolanda Guzmán, y en particular hacer esa vía rápida, para que los conductores prefieran irse por debajo y poder llegar en el mismo tiempo que si hubiesen utilizado el elevado”.

“Tenemos alrededor de 650 agentes viabilizando en las horas pico para que el tránsito fluya más rápido. En cada intersección hay por lo menos un agente para garantizar que esos carriles expresos fluyan. La idea es que no haya congestionamientos en ninguna de las vías”.

Manifiesta que los conductores han pedido que el corredor París también se aplique en las horas de la mañana pero en dirección este-oeste, debido a que el elevado no es suficiente para tantos vehículos. El subdirector de Relaciones Públicas de la entidad vial adelantó que “ya eso se está evaluando y se están tomando las medidas para implementarlo”.