“La pared que quieren construir para mantenernos al margen, jamás será más fuerte que las paredes de nuestro corazón”. Con ese estribillo, alrededor de 100 manifestantes latinos y estadounidenses unidos se manifestaron este miércoles en varias avenidas del centro de la ciudad de Cleveland en Ohio, culminando justo en la entrada del Quicken Loans Arena, donde se desarrolla la Convención Nacional del Partido Republicano.

El objetivo, uno solo: dejar claro su oposición a la construcción de un gran muro en la frontera entre México y Estados Unidos. Pero el mensaje fue mucho más simbólico y abarcador.

“Donald Trump quiere un muro y nosotros le trajimos un muro. Nosotros lo que queremos es cambiar su muro de odio, que es lo que quiere nformar en la frontera, nosotros traemos un muro pero de amor, aquí en la convención republicana”, dijo en declaraciones a Metro Tomás Martínez, portavoz de la organización Mi Gente, que convocó la marcha.

Los manifestantes salieron desde Public Square justo en el centro de la ciudad de Cleveland, y caminaron hasta la sede de la convención, donde formaron una pared humana de alrededor de 1,500 pies, con enormes pedazos de tela que simulaban un muro que leía “Wall of Trump” y “No más Trumpadas”.

Eric López, de 20 años, también participó de la marcha. Se trata de un joven indocumentado que llegó a Estados Unidos cruzando la frontera a los 7 años, junto a su madre y hermano mayor. Su padre ya los esperaba en la nación estadounidense a donde llegó en busca de un mejor futuro para su familia.

“La primera vez nos agarraron y nos llevaron a un centro de detención. Todos estamos indocumentados menos mi hermanita que nació acá”, relató Eric a Metro.

“El odio lo vamos a contener en este lugar. Toda esa idea y todo lo que dicen se manifiesta eventualmente en leyes y políticas que afrentan a nuestras comunidades, y no solo a la comunidad hispana, porque necesitamos tener en cuenta que el problema de inmigración es también de comunidades musulmanas, asiáticas y de todo tipo de gente”, manifestó, al tiempo que abogó por una reforma migratoria que le permita a él y su familia convertirse en ciudadanos de los Estados Unidos.

“Yo favorezco una mejor relación con México. Hay muchos latinos en los Estados Unidos y yo rechazo tener un presidente que venga a decir que va construir un muro e insultar a los mexicanos. Tenemos que detener a este hombre (a Trump)”, afirmó por su parte Timoteo Chavez, un estadounidense de Nuevo México.

La manifestación era rodeada de decenas de policías, que formaron otra pared que protegía por completo una de las principales entradas al Quicken Loans Arena. Al momento de esta edición, la protesta había transcurrido de forma pacífica y no se había reportado ningún incidente.

“Si se sigue hablando de odio, eso hace más vulnerable a todo el pueblo, no solamente a los inmigrantes. Donald Trump está pidiendo un muro, entonces lo hemos traído a Cleveland, porque no va a estar en la frontera sino aquí, para enfrentar su odio que está afectando mucho a toda nuestra gente”, recalcó Lucas, un joven que forma parte del grupo Poetas de la Paz.

En un momento dado, un hombre afroamericano llegó hasta el lugar donde estaban los manifestantes y comenzó a gritar y hacer expresiones a favor de Trump. También se manifestó en contra del grupo Black Live Matter y afirmó que todas las vidas importan.

“Obama es quien es un musulmán radical”, recalcó Kenneth, quien llegó a Cleveland desde Long Island, Nueva York, para expresar su apoyo a Trump.