La figura del alero LeBron James brilló de manera especial en la jornada de la NBA al ser el centro de atención tanto por su juego, declaraciones y proyección de súper estrella que va a entrar en el mundo del cine.

Lo más importante, lo deportivo, James encabezó el ataque balanceado de los Cavaliers de Cleveland que tuvieron a cinco jugadores con números de dos dígitos y vencieron por paliza de 123-98 a los Hawks de Atlanta en el segundo partido de la serie de semifinales de playoffs de la Conferencia Este.

La victoria dejó a los Cavaliers con la ventaja de 2-0 al mejor de siete y el tercer partido se disputará el próximo viernes en el Philips Arena de Atlanta.

Junto a James, que aportó 27 puntos, cinco asistencias y cuatro rebotes, el escolta J.R. Smith logró 23 tantos, incluidos siete triples --seis en la primera parte--, de los 25 que tuvo el equipo, nueva marca en la historia de la competición regular y de los playoffs al superar los 23 que habían logrado los Magic de Orlando (2009) y los Rockets de Houston (2013).

Los Cavaliers anotaron 18 puntos en la primera parte y aportaron otro siete más en la segunda ante una defensa sin ningún tipo de presión que presentaron los Hawks, que perdieron el décimo partido consecutivo de playoffs ante los Cavaliers en Cleveland.

James también aportó cuatro triples y superó en la lista al legendario Tim Duncan en el quinto puesto de la lista de todos los tiempos de encestadores de playoffs de la NBA.

"Esta noche era una noche especial para todos los que hemos jugado", declaró James. "Esta liga ha tenido a grandes equipos, jugadores y tiradores, lo que significa que haber logrado una marca de todos los tiempos es verdaderamente algo muy especial".

La estrella de los Cavaliers también empató con el legendario Robert Parish, el expívot de los Celtics de Boston, en el decimotercer lugar de la lista de más partidos disputados en la fase final (184).

Luego al concluir el partido le preguntaron sobre su participación en la película Space Jam 2, del cineasta Justin Lin, conocido por su trabajo en varias entregas de la saga de acción y automóviles Fast & Furious, que dirigirá Space Jam 2, y dijo que no tenía nada que comentar al respecto.

"Ese asunto no es algo de lo que debo hablar y mucho menos que sirva de distracción a mi equipo cuando estamos en plena competición de la fase final", declaró James. "Mi único objetivo y preocupación es luchar al máximo para que el equipo consiga el máximo de triunfos, no tengo otra responsabilidad".

Antes del partido James también reconoció con honestidad y sinceridad que le gustaría que en las finales de la Conferencia Este tuvieron de rivales a su exequipo de los Heat de Miami.

Los Heat tienen ventaja de 1-0 en la serie de semifinales que disputan contra los Raptors de Toronto a los que ganaron de visitantes en el duelo inicial.

"Naturalmente, claro que sí", declaró James después de la sesión de tiros a canasta que hicieron los Cavaliers de cara al segundo partido que disputaron ante los Hawks. "Eso es desde que regresé. Sería genial jugar con esos chicos durante la postemporada".

Además admitió que siempre quiso enfrentarse a su amigo y excompañero Dwyane Wade en una serie de playoffs.

"Durante mi carrera, siempre quise enfrentar a (Dwyane) Wade en una serie de la fase final. Hemos hablado de eso aún antes de que nos convirtiéramos en compañeros en 2010. No está metido en mi cabeza, pero ha cruzado por mi mente durante toda mi carrera".

James, primer seleccionado en el sorteo universitario y Wade, quinto, entraron juntos a la liga como novatos en 2003 y se unieron en Miami de 2010 a 2014, haciendo cuatro viajes consecutivos a las Finales y ganando dos campeonatos en ese periodo.

Desde que regresó a Cleveland en el verano de 2014, los Cavaliers tienen marca perdedora de 3-4 ante los Heat.

La última derrota por 122-101, que se dio en Miami, el pasado marzo, provocó que el entrenador novato de los Cavaliers, Tyronn Lue, se sentara con James para hablar de su liderazgo, mientras que la estrella del equipo de Cleveland estuvo la mayor parte del medio tiempo conversando con Wade aun cuando su equipo perdía por números de dos dígitos.