¿Recibió un paquete desde el otro extremo del mundo? ¿Lo  rastreó en su teléfono inteligente? Adivine a quién debemos todo esto. A un ser que parece de otra galaxia, que nos proporciona cosas de extraordinario valor que ni siquiera pensábamos necesitar: el emprendedor.

El emprendedor, persona natural, o empresa, a la hora de enfrentar problemas financieros, feroces acreedores, y acciones judiciales necesita una legislación  avanzada.

Esa legislación existe desde agosto de este año con la promulgación de la ley 141-15 sobre reestructuración y liquidación de empresas y personas físicas comerciantes. Una ley bien elaborada, con plazos breves para solucionar los conflictos legales derivados de problemas financieros de empresas y comerciantes. 

Reestructuración es orden y búsqueda de liquidez, además de blindaje para que empresas y  comerciantes, puedan continuar activos, a pesar de demandas laborales o procesos de ejecución como los temibles embargos. Liquidación es distribución judicial de los bienes de la empresa o del comerciante.

Si las acreencias no superan los RD$10,000,000.00, puede acogerse a la reestructuración abreviada. También puede mantener su negocio a flote mediante un acuerdo previo de plan, con los mismos derechos de la reestructuración. 

Los derechos del plan de reestructuración incluyen desde su inicio la protección de bienes (incluyendo los conyugales), contratos y reivindicación de activos. También abarcan la protección contra créditos fiscales. Sin embargo, un plan de reestructuración no puede incluir modificación de los plazos de pago de deudas fiscales, ni reducción de las mismas. 

El plan de reestructuración a su vez  implica obligaciones, desde pagar a los trabajadores y cumplir con los créditos no garantizados, hasta demostrar que la empresa no debe ser liquidada judicialmente.

La ley establece sanciones severas para los delitos, incluido el de bancarrota, con multas hasta 3,500 salarios mínimos. 

Los acreedores internacionales se benefician también de esta ley. 

Si te gusta ser dueño de tu tiempo, estás cómodo enfrentándote al mundo, y puedes superar la galería que grita “estúpido, imposible e inútil” a tu plan de negocios o a tus sueños, ánimo amigo emprendedor: al menos la ley parece estar de tu lado. 

@Fre_emprendien2