Preso pero libre: Así se titula un libro publicado este martes y escrito de forma secreta en la cárcel militar de Ramo Verde por el líder opositor venezolano Leopoldo López, quien la semana pasada cumplió dos años encarcelado.

La publicación, de la Editorial Península, está desde ayer a la venta en España y países de América Latina como Colombia, México y Argentina. “Es el diario clandestino del preso político más famoso de América Latina y sale a la luz cuando Venezuela vive su momento político más convulso”, informó el diario El Mundo.

En el texto el líder del partido Voluntad Popular relata en primera persona sus días de presidio, el modo en que fue apresado por un régimen “corrupto”, e incluye diversas conversaciones con carceleros, además de “reflexiones íntimas sobre Dios, la Justicia y sus ideas políticas para el futuro de Venezuela”, señala el medio ibérico.

“Hacer este libro ha sido una hazaña. Lo más difícil ha sido recopilar y estructurar los escritos de Leopoldo, porque le quitaron varias veces sus libretas y además no nos dejan ni sacar ni introducir documentos en la cárcel. He tenido que hacer un gran ejercicio de memoria. No podía tomar notas, a veces tenía que escribir en mi propia piel”, explicó Diana López, hermana del político, quien se encargó de editar y dar forma al libro.

La mujer explicó que la obra “sólo abarca hasta el juicio” que, en septiembre de 2015, lo condenó a 13 años de prisión, y acusó que en el periodo posterior “las condiciones de Leopoldo en la cárcel han empeorado mucho”.

Pese a esto, Leopoldo López asegura que se levanta “cada día con ilusión”, esperando que pronto el Parlamento nacional –de mayoría opositora– apruebe la Ley de Amnistía que le permitiría recuperar la libertad.

“Militares descontentos”

En uno de los fragmentos más destacados del libro, Leopoldo López relata la “visita secreta de un militar de alto rango” a Ramo Verde, quien, supuestamente, le expresó: “Yo quiero que usted sepa que los militares que han fallecido, han sido asesinados por el propio Gobierno, es una estrategia para justificar la represión y encolerizar a los que están en la calle que llevan semanas enfrentando protestas”.

“Somos muchos los militares que estamos descontentos”, le habría confeso el alto mando castrense, cuya identidad se reserva “por temor a represalias”.