Un hombre en Alemania fue liberado al no salir por 30 años de casa de sus padres. Se dice que el bullying provocó su tragedia.