El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, se ha ganado las críticas de gran parte de la cúpula de su partido y de familias militares al confrontar a los padres inmigrantes y musulmanes de un soldado estadounidense muerto en Irak que intervinieron en la Convención Demócrata la semana pasada.

El senador y candidato republicano a la Presidencia en 2008, John McCain; el presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., el republicano Paul Ryan, y altos cargos conservadores se mostraron contrarios a la manera en que Trump respondió a los padres del capitán Humayun Khan, muerto por un coche bomba en Irak en 2004.

En una entrevista con la cadena ABC News este fin de semana, Trump aseguró que cuando el padre del militar, Khizr Khan, acompañado de su esposa, Ghazala, dijo que él no había sacrificado nada en comparación con su hijo muerto, se equivocaban porque había trabajado muy duro y creado miles de empleos.

La analogía entre un héroe de guerra, que falleció tras alejar a sus subalternos del peligro, y un empresario que evitó ir a la Guerra de Vietnam por un problema de juanetes, no sentó bien, como tampoco lo hizo que insinuara que la esposa de Khizr Khan no habló en el cónclave porque no le dejaron y no tenía nada que decir.

Los padres del capitán Humayun Khan, musulmanes emigrados de Pakistán, se convirtieron en la sensación de la Convención Demócrata de Filadelfia, que nominó a Hillary Clinton como candidata presidencial, por su encendida crítica de las propuestas antiinmigrantes y contra musulmanes de Trump, algo que han seguido haciendo en los últimos días en los principales medios de EEUU.

El senador McCain, una de las voces con más autoridad en asuntos de Defensa, criticó ayer el “menosprecio” de Trump a los padres del capitán musulmán muerto y aseguró estar en “profundo” desacuerdo con el magnate.

“Aunque el partido le ha concedido la nominación (presidencial), eso no viene acompañado con la licencia sin límites para difamar a lo mejor de nuestro país”, aseguró McCain en un comunicado.
McCain, veterano de la Guerra de Vietnam y prisionero de guerra de Vietnam del Norte durante cinco años, agradeció a los Khan por “emigrar a los Estados Unidos”.

Por su parte, el presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó que las familias de los soldados muertos en conflictos “representan lo mejor” de Estados Unidos, en alusión a las recientes críticas del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, contra los padres de un militar musulmán caído en Irak.

“Nadie ha dado más por nuestra libertad y seguridad que nuestras familias de estrella dorada”, como se conoce en el país a las familias con hijos muertos en guerras, afirmó el presidente en un discurso pronunciado en Atlanta ante la nonagésimo quinta Convención de Veteranos Estadounidenses Discapacitados.

Los comentarios del aspirante republicano son inauditos en un candidato presidencial por la reverencia que se profesa en Estados Unidos a los padres de soldados caídos en conflictos, y suponen traspasar una línea roja en el mundo de la política en el país.